presentado por
Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

Peleas por doquier en una tensa y sucia jornada de la NFL

Jornada NFL

Peleas por doquier en una tensa y sucia jornada de la NFL

Peleas por doquier en una tensa y sucia jornada de la NFL

Logan Bowles

AFP

Los ánimos están calientes a lo largo y ancho de la liga, lo que redunda en demasiadas jugadas evitables, en puñetazos y en expulsiones de jugadores.

No ha sido una jornada edificante de la NFL esta novena, que marca el punto medio de la temporada. Quizás por eso. Quizás porque hay muchos equipos que saben que se están jugando la vida o, aún peor, que ya la han perdido, y por eso se dejan llevar por la frustración de las derrotas y los sinsabores y acaban pagándolo de la peor manera.

Porque tuvimos un montón de peleas a puñetazos ayer. Expulsiones en el campo, a buen seguro multas esta semana, puede que incluso suspensiones. Nada bueno para nadie.

En el encuentro entre los Cincinnati Bengals y los Jacksonville Jaguars fueron mandados a las duchas dos de las grandes estrellas de los respectivos equipos. El cornerback Jalen Ramsey, al parecer, se pasó el primero cuarto del partido dando la lata al receptor A.J. Green, con, según la versión de éste, pequeños golpes sucios. En un momento dado eso estalló en el enfado de Green, al que Ramsey respondió con un empujón. Eso fue la gota que colmó el vaso y llevo al de los Bengals a agarrar por el cuello al de los Jaguars y emprenderla a golpes con su cascos mientras el resto de sus compañeros se les unía.

Los Tampa Bay Buccaneers son una de las grandes decepciones del año. Se enfrentaban a sus rivales de división los New Orleans Saints y les estaban pegando una soberana paliza. De hecho, estaban eliminando las pequeñas esperanzas que les quedasen de salvar la temporada.

Marshon Lattimore, fabuloso cornerback de los Saints, fue increpado desde la banda por Jameis Winston, QB de los Bucs que se lesionó y estaba fuera del campo. Con un feo gesto le tocó el caso señalándole, a lo que Lattimore respondió con un empujón de enfado y Mike Evans, receptor de Tampa Bay, se unió a la fiesta para que todo saltara por los aires. En este caso no hubo expulsados.

El problema en el Arizona Cardinals - San Francisco 49ers tuvo lugar tras un slide del QB de los de La Bahía, C.J. Beathard, que fue parado con dureza. Los compañeros de Beathard entendieron que la jugada era muy sucia y en la refriega que siguió a la acción se sobrepasaron los límites. Haason Reddick, Frostee Rucker y Carlos Hyde acabaron aquí su domingo:

Una semana tensa y sucia en la liga, no hay duda.

0 Comentarios

Normas Mostrar