WTA FINALS

Wozniacki vence a su amiga Venus y por fin es Maestra

Después de un inicio igualado, la danesa superó a la estadounidense y logra su primer gran título, el 27º de su carrera, ante la veterana Williams, diez años mayor.

0
Caroline Wozniacki.
Clive Brunskill Getty Images

Caroline Wozniacki era hasta este domingo una tenista más que notable. Número uno del mundo durante 67 semanas entre 2010 y 2012, había ganado ya 26 títulos, pero ninguno grande. Por fin le ha llegado la gloria de un gran triunfo en las WTA Finals y ya puede decir que es una Maestra del tenis.

La danesa ha ganado por un doble 6-4 en la final de Singapur a una leyenda, Venus Williams, ídolo de su adolescencia y amiga íntima contra la que había perdido en sus siete enfrentamientos, que con 37 años ha dado un ejemplo de profesionalidad y amor por el deporte. Pero las diez primaveras de diferencia entre ellas (Wozniacki tiene 27) en un torneo duro para la estadounidense, han acabado por ser decisivas. Y eso que el duelo se cerró con un intento de remontada de Venus para quitarse el sombrero. Con 5-0 en contra, se apuntó cuatro juegos seguidos para alargar un bonito partido y terminó cediendo con su saque, agotada, para el 6-4.

Nadie puede negar que aunque no haya levantado ningún trofeo y el Billie Jean King se le haya escapado, Venus ha dignificado aún más su figura en 2017 con dos finales de Grand Slam (Australia y Wimbledon) y esta del Masters, más el regreso al top-10. En un campeonato donde todo el mundo hablaba de la lucha por el número uno entre Halep, Muguruza y Pliskova, dos tapadas, Wozniacki (gran temporada la suya con dos títulos y otras seis finales) y Williams, han sido las mejores.

El partido lo planteó a saco Venus (31 golpes ganadores) y aguantó por dos veces los intentos de escapada de Wozniacki, pero a partir del 5-4 para la danesa en el primer set, comenzó a fallar más de la cuenta (acabó con 32 errores no forzados por solo 8 de su rival) y la lucha se le hizo ya cuesta arriba. Luego encajó ese 5-0 de salida en la segunda manga e hizo la machada de recortar cuando parecía muerta. Entretanto, puntos de bella factura, carreras de un lado a otro de la pista y mucha deportividad. Al final, el revés de la americana no pudo imponerse a la derecha de Caroline, que uso su mayor movilidad para ganar, lanzar la raqueta al aire y soltar un alarido de emoción y alegría. Ya es grande.