Warriors
117
FIN
110
Raptors

WARRIORS 117 - RAPTORS 112

Durant y Curry rescatan a los Warriors tras un 8-21 de parcial

Kevin Durant y Stephen Curry se saludan con el banquillo de los Warriors.

Kyle Terada

USA TODAY Sports

Los de Kerr volvieron a sestear pero sellaron su 13º triunfo como locales ante los Raptors con un 10-0. Buen partido de Poeltl, Siakam y Anunoby en Toronto.

La inspiración de Klay Thompson en el segundo cuarto (15 de sus 22 puntos llegaron en dicho periodo) bastó para que los Warriors iniciaran su despegue en un encuentro con una alternancia constante en el marcador hasta el 40-43 favorable a los Raptors a 5:51 del descanso. Al regreso de vestuarios la línea narrativa no varió con la salvedad de un ligero cambio en el guion. Ahora quien veía aro con facilidad era la otra mitad de los Splash Brothers: Stephen Curry. Los locales llegaron a acumular ventajas de 14 tantos. Parecían tener la situación bajo control, pero dieron por hecha la victoria antes de matar el partido. Un partido en el que Serge Ibaka comenzó como un tiro (11 puntos en los primeros 9 minutos), pero se fue desinflando hasta acabar con un 15+4. 

Pascal Siakam (20 puntitos con un 9/12 en tiros para el número 27 del draft 2016) se asoció entonces con DeRozan (24+3+6 y 6 robos) para sacar partido de las ya habituales siestas de Golden State cada vez que acumulan rentas considerables. David West fue el primero en despertar y dio un nuevo impulso a los suyos al inicio del último acto. El ala-pívot aportó 8 tantos desde un banquillo en el que el rookie Jordan Bell volvió a dejar buenas sensaciones. Los 3,5 millones de dólares que pagaron los de Oakland a los Bulls por el pick 38 del último draft parece una inversión más que rentable. 

A lo que íbamos. Daba la impresión que los pupilos de Steve Kerr no dejarían escapar esta nueva ocasión y se asegurarían un desenlace placentero. Pero no fue así. Puede que a los Raptors les faltan piezas para convertirse en un aspirante legítimo que discuta con los Cavaliers, Celtics e incluso Wizards el trono del Este, pero no por ello dejan de ser un gran equipo que sabe jugar al baloncesto. En esta ocasión no fueron Lowry (quien ha bajado su producción anotadora en este arranque de curso) y DeRozan quienes impulsaron a los suyos, sino el austriaco Jakob Poeltl (12+14), OG Anunoby (8+4+2) y en menor medida Delon Wright quienes lo hicieron. Con la juventud por bandera, Toronto firmó un 8-21 de parcial que le situó mandando (107-112) a poco más de 2 minutos para la conclusión. 

Pero entonces los de la Bahía decidieron que había llegado el momento de defender (clave un tapón de Klay a Lowry), a la par que Durant (29) y Curry (30) firmaron un 10-0 para cerrar el encuentro. 120 segundos pisando el acelerador y victoria. Cuando se ponen, los Warriors son muy superiores al resto de los mortales. Toronto llegó a fantasear con poner fin a su racha de derrotas consecutivas en el Oracle (no ganan allí desde febrero de 2004), pero al final la cuenta ascendió a 13.