ATLÉTICO DE MADRID

Carrasco, una relación muy deteriorada con el vestuario

El belga fue muy criticado por la afición por demorar su salida del campo en Bakú. Además, en el seno del grupo entienden que miran más por él que por el equipo. Tema caliente para Simeone y para el club.

Carrasco conduce una pelota en el Qarabag-Atlético de Champions.
REUTERS

Andan revueltas las cosas en el vestuario del Atlético. El equipo no termina de arrancar y existen dudas en el mismo. Simeone ofreció, antes del encuentro ante el Celta, una rueda de prensa en la que tuvo que responder a preguntas sobre Carrasco, foco de las iras de los seguidores rojiblancos tras su actitud en el cambio ante el Qarabag. El sentir de la afición con Carrasco no difiere mucho del que existe en el vestuario del Atlético. Incluso algunos piensan que Simeone está mirando hacia otro lado en este tema.

Los pesos pesados del vestuario del Atlético no están con el belga y así se lo han expresado en alguna ocasión. Nunca ha caído con buen pie en ese vestuario. Carrasco es un jugador que mira más por él que por el grupo. Es lo que le han venido diciendo en el vestuario. Algunas veces por las buenas y otras por las malas. Alguien dentro de esa caseta ha llegado a insinuar que hubo más que palabras entre Gabi y Carrasco tras el partido de Leganés. Gente de mucho peso habría tenido que mediar. Cierto o no, la relación entre él y los que mandan en el equipo no es buena.

Después de lo sucedido en Bakú, el belga se queda fuera por problemas físicos. De esas molestias en la rodilla no se sabía nada y alguien en el grupo interpreta que Carrasco se borra en un momento especialmente sensible para el equipo. La intención del Atlético era la de renovar al jugador en los próximos meses, pero habrá que ver lo que sucede ahora. En enero se incorporará Vitolo, jugador de banda, desequilibrante, futbolista que puede hacer que Carrasco tenga menos participación.

El Atlético se juega mucho ante el Celta

El Atlético se la juega en Vigo. El año de la inauguración del Wanda no está siendo el esperado para el equipo. Simeone arropó a su plantilla tras el esperpento de Bakú, pero algunos consideran que su crédito dentro del grupo comienza a agotarse. El Atleti, cada vez con más presupuesto y con más recursos, tiene algunos problemas que resolver. En las oficinas dejan hacer al Cholo. Tiene mando para hacer y deshacer. También por la zona noble tienen asuntos calientes que tratar.