El Atleti no despeja dudas

El Atlético con más dudas del cholismo dejó volar un punto tras un segundo tiempo lamentable y lleno de miedo. Al final le tiene que agradecer a Oblak, otra vez más, que le salvara los muebles. Durante los primeros 45 minutos, los de Simeone parecía que marcaban el ritmo del partido y hasta Griezmann pudo ampliar el marcador, pero se encontró con un Ter Stegen inspirado, pero poco a poco el centro del campo comenzó a hacer agua y los azulgranas pasaron a manejar la pelota a su libre albedrío.

Es fácil que haya sido el partido en que se hayan regalado más pelotas al adversario. Incluso después de los cambios del Cholo, las cosas fueron a peor. Y los colchoneros se fueron embotellando en su propia área. Y menos mal que Messi, en dos faltas marca de la casa, una la envió al palo y otra a las manos de Oblak. Al equipo las rotaciones no le están sentando nada bien y está lleno de sombras. No termina de encontrar su personalidad. El Atleti necesita urgente un partido que le permita volver a ser el Atleti.