ESPAÑA

Muriel juega los 14 minutos finales en la derrota del Sevilla

El delantero colombiano ingresó a los 76' del partido y en el final recibió una amarilla por intento de bronca con los jugadores del Athletic.

0
Muriel juega los 14 minutos finales en la derrota del Sevilla

Muriel poco pudo aportar para conseguir el empate del Sevilla en su visita a San Mamés. El equipo del colombiano se quedó sin puntos y ahora se tendrá que preparar para el duelo del martes 17 de octubre por Champions de visitante frente al Spartak Moscú.

Cada vez que tenga dolor de puntos, el Athletic va a ir al médico a pedir receta del Sevilla, para luego presentarse en la farmacia del fútbol y respirar tranquilo. Después de seis partidos sin ganar, entre Europa y Laliga, llegó el equipo hispalense, con siete derrotas en el torneo doméstico en San Mamés hasta hoy a las 13:00. a darle un salvavidas en una segunda parte sin ambición, apático, como si estuviese más pendiente de Moscú, en la Champions, y Valencia la próxima semana, como ha proclamado su técnico estos días y ha dejado claro en la convocatoria.

El partido andaba en tinieblas, con Arrizabalaga dando la razón a los que piden a Urrutia que abra la caja fuerte y desborde el dinero para el meta salvador. El Athletic estaba medio atrofiado y en una jugada casi de circo, se adelantó con 1-0, que ante este Sevilla que parecía de hierro es un tesoro. El partido hasta ese fragmento había transcurrido con dolores de cabeza para los leones, desvalidos a partir de su área hacia el frente ofensivo.Cuando peor estaban les vino Dios a ver.

No está el Athletic en su versión más fluida, anda tiesito de fútbol, así que mientras lo encuentra, se mete en el caparazón de equipo férreo, con un sistema que su técnico ya exploró en Mestalla y le ofreció alguna buena noticia: 4-1-4-1, con San José por delante de la defensa y Aduriz en las correrías cerca del meta contrario. Hubo un inicio a pleno pulmón, muy táctico, con ambos equipos estudiándose y respetándose. Los dos equipos no padecían sin el sustento de la pelota. Todo parecía pendiente de las segundas jugadas, del físico…

Aduriz se movía con el gesto torcido desde el saque inicial. Y un posible penalti por mano de Carole aún le encendió más, al tiempo que le trataban de aplacar a golpe de tarjeta amarilla. Fue en el minuto 12 y podía condicionarle para los restos. Estuvo demasiado iracundo el plantel local con el colegiado. Aunque es perro viejo, no es que enfriara mucho el gesto a partir de ahí. El Athletic apadrinaba la bola (63% de posesión en el primer cuarto) pero andaba con la mosca de tras de la oreja. A Berizzo se le averió Nzonzi, su brújula en medio, al poco de amanecer el choque, en el 21 y salió Krhon Dehli a intentar mantener el listón alto.

Susaeta es un comodín, casi un secundario en tiempos en los que Muniain y Williams eran puñales por los costados o incluso con la chispeante aparición de Córdoba. Pues fue el que más miga aportó en un choque tan cerrado, con sus caídas a ambas bandas o arranques a dentelladas por medio. El encuentro se fue escorando hacia los hispalenses, por ejemplo con un mano a mano de Ben Yeder que resolvió Arrizabalaga, el inicio de cuatro soberbias actuaciones del jugador de moda en San Mamés. Parecía un duelo por el Mundial, ya que Rico tampoco le fue a la zaga en un par de actuaciones. El Athletic apostaba por balones largos, le faltaba pisar el área con más sentido. Todo el orden saltó por los aires en el suspiro final del primer tiempo. Y cuando peor estaba llegó el gol: Susaeta sacó largo de banda, prolongó Raúl y éste se alió en un tuya-mía con Vesga, que mandó una vaselina a gol, aunque remachada dentro por Aduriz por si acaso.

En el segundo tiempo, de nuevo el Athletic reclamó un penalti, esta vez de Corchia. La segunda parte era familiar cercana de la inicial, ya que otra combinación Susaeta-Raúl-Vesga destiló aroma a gol, aunque murió en el poste. Berizzo metió a Nolito por Corchia y puso a Navas de carrilero largo, como Guardiola en alguna ocasión en el City. No quería que su equipo se cayera, pero parecía irremediable. No había conexión entre las líneas de atrás y el frente de ataque era una isla solitaria. El oficio local era ya irreversible. En la media hora final el cuadro visitante no logró templar el juego, desgastar a su rival con la pelota cosida. Le costó un mundo articular cualquier transición y Susaeta siguió a lo suyo, dando la lata a Navas y compañía.

El acoso final casi por inercia del Sevilla no derivó en tajo para cuadro andaluz. Su imagen cayó muy por debajo de lo que se exige al segundo de la Liga. El choque se durmió porque lo quiso el Athletic, en el tramo final no se jugó a nada para defender el botín y cayó el telón con una entrada fuera de lugar de Muriel a Laporte cuando el árbitro había clausurado el encuentro, que derivo en una ligera tángana con Arrizabalaga y los dos protagonistas amonestados.

Berizzo: "En la primera parte debimos adueñarnos del partido"

Valoración del partido: En la primera parte debimos adueñarnos del partido y en una acción aislada recibimos un gol que no debimos. En la segunda no encontramos fluidez en el juego y no hubo claridad para generar peligro. Debimos ganar en la primera parte aunque tampoco creo que mereciéramos perder este partido.

Falta de pólvora: Tuvimos tres o cuatro ocasiones clarísimas, hicimos mucho más que nuestro rival para ganar.

Rotaciones: La idea era cambiar los laterales. Queríamos proteger a Escudero y Mercado llegó muy tarde del partido de su selección. Corchia y Carole estuvieron bien.

Lesiones: Nzonzi tiene un esguince en el tobillo y Kjaer un golpe que aún se debe valorar.

Semana complicada: La derrota nos afecta porque no merecimos perder. Hay que olvidar, reconocer errores, recuperar bien y afrontar lo que viene.