Ganadores y perdedores del traspaso de Carmelo Anthony

ANÁLISIS

Ganadores y perdedores del traspaso de Carmelo Anthony

Ganadores y perdedores del traspaso de Carmelo Anthony

Doce horas después de que Adrian Wojnarowski soltara una de las 'bombas' del verano, analizamos el traspaso desde todos los rincones.

Kyrie Irving, Paul George, Isaiah Thomas, Gordon Hayward, Paul Millsap, Chris Paul, Jimmy Butler y ahora Carmelo Anthony. El último culebrón del verano llegó a su fin ayer sábado, y el resultado no fue el esperado. El Melodrama no acabó como tenía que acabar, con el alero compartiendo minutos en cancha con James Harden y Chris Paul en Houston, pero se cerró de un portazo y con consecuencias evidentes que van mucho más allá de los equipos y los jugadores implicados. El estilo Presti volvió a triunfar en un verano que ya es su verano. El hambriento Russell Westbrook, que tuvo que ver marchar primero a Harden y después a Kevin Durant (una de las rupturas más duras de los últimos tiempos) para convertirse en MVP, se encontrará el martes en el training camp con un nuevo Big Three. Paul George y Carmelo Anthony han llegado a Oklahoma para convertir a los Thunder en el enemigo número uno de los Warriors también por talento. O esa es la idea. Las heridas aún abiertas toman sentido para el espectador. Los Thunder ya no son solo rabia, dolor y ganas. Ahora tienen dientes y pueden ser un verdadero peligro.

Dicho esto, vamos a analizar el traspaso desde todos los puntos de vista posibles.

RELACIONADO: Bomba en el mercado: Carmelo Anthony jugará en los Thunder

Ganadores

Carmelo Anthony - Lo ha conseguido. Sobre la bocina y con todo un verano de drama, pero sale a un equipo en el que podría luchar por todo y en el que jugará, por fin, con grandes estrellas de la Liga. Ahora todo depende de Donovan y de los propios jugadores. Entra en juego la gestión de egos, de tiros y de hacer equipo por encima de cualquier otra cosa. Los Thunder tienen terreno ganado en ese aspecto: son sin lugar a dudas uno de los grandes animales competitivos del deporte americano en los últimos años. Con Westbrook y Paul George como grandes líderes, Melo podría jugar por fin como ejecutor puro en la NBA. La aterradora versión de uno de los grandes anotadores/tiradores de la competición que hasta ahora solo habíamos podido disfrutar en el baloncesto FIBA. De cuatro y sin posibilidad de recibir dos contra uno, Carmelo puede convertirse en una auténtica pesadilla para los rivales.

Oklahoma City Thunder - Es increíble la importancia que ha tenido esta franquicia en la NBA desde que dejó Seattle. Las grandes elecciones del draft, aquel maravilloso viaje a las finales con las estrellas aún adolescentes, los traspasos, los MVPs... Y ahora, un año después de perder al segundo mejor jugador del planeta, vuelven a estar preparados para competir. Un equipo compensado y un quinteto que podría ser el segundo mejor de la Liga (Westbrook, Roberson, George, Melo, Adams). Han sido valientes y han puesto toda la carne en asador en el momento justo (Westbrook y Paul George pueden salir a la agencia libre el verano que viene y no pueden permitirse un nuevo caso Durant: ahora o nunca). Han apostado fuerte (casi 30 millones de dólares en impuesto de lujo) y han ganado el verano NBA. Puede que mucho más.

Sam Presti - No me voy a alargar demasiado: lo ha vuelto a hacer. Este verano, Sam Presti ha cambiado a Sabonis, Oladipo, McDermott y Kanter (más una segunda ronda 2018) por Melo y Paul George. Creo que no hay mucho más que decir. You the real MVP.

Russell Westbrook y Paul George - Según Wojnarowski, convencieron a Carmelo para que retirara la cláusula anti-traspaso para jugar en Oklahoma, algo que el alero solo quería hacer en un principio para salir rumbo Houston. Los esfuerzos han dado sus frutos. Tenemos nuevo Big Three en la NBA. Menos carga física-menos atención de las defensas rivales-mucho más peligro. Una oportunidad de las que no pasan dos veces. Solo los Warriors podrán mirar por encima del hombro a estos Thunder. Oklahoma vuelve a ser (como siempre en los últimos años, por unas o por otras) uno de los grandes focos de la competición.

Kristaps Porzingis - Con la salida de Carmelo Anthony, el letón se convierte automáticamente (de una vez por todas) en el rey de Manhattan. Es su momento y tiene que demostrar que puede aprender/ser el punto focal de un ataque NBA. Talento no le falta, pero tiene mucho que mejorar que otros muchos aspectos. Empezando por las posiciones de recepción, la selección de tiro y el cuidado de las faltas y su propio físico. Empieza su era, sin una sombra en la que cobijarse.

Aficionados - En mi opinión, los grandes ganadores del traspaso junto con Carmelo y los propios Thunder. No solo es un rival nuevo y (hasta cierto punto/hay que esperar) real para los todopoderosos Warriors, es EL RIVAL. Los GS-OKC de la temporada pasada fueron pataletas, la rabia del que quiere y no puede. La rabia del animal (Westbrook) en una batalla perdida antes de empezar. Con Paul George y Carmelo Anthony la historia ha cambiado. Ojalá 11 partidos esta temporada. Ojalá.

Perdedores

Houston Rockets (Morey, Chris Paul y James Harden) - Los contratos firmados en 2016 atacan de nuevo. ¿Por qué no jugará Carmelo Anthony de rojo la temporada que viene? Dos palabras: Ryan Anderson. Era el destino favorito del alero, el único en su cabeza durante gran parte del verano. Sin embargo, los Rockets no han conseguido que ninguno de los otros 28 equipos de la competición le hiciera un hueco al contrato de Anderson (cuatro años/80 millones en 2016). Y por si fuera poco no conseguir el objetivo, Melo ha terminado en los Thunder, rival directo de los Rockets la próxima campaña en los primeros puestos de la conferencia oeste. Puede que incluso en los playoffs.

Damian Lillard y C.J. McCollum - Porque han sido los más vocales (al menos a nivel público), los que han buscado el traspaso desde el principio y aun así no han conseguido convencer a Carmelo. Según ESPN, la situación geográfica de Oregón (el radical cambio desde NY) ha sido uno de los principales problemas.

Enes Kanter - Esta liga es un negocio, capítulo 345.987. Kanter era parte de la comunidad, estaba encantado y se había convertido en uno de los pilares del equipo en la ciudad. Ayer se despidió, llamando por última vez hogar a Oklahoma City y pidiendo al equipo que, por favor, ganen ahora a los Warriors.

San Antonio Spurs - Un verano negativo-pasivo que resulta incluso difícil de entender. Lo normal (y digo lo normal porque son los Spurs y ganarían 50 partidos sin salir a jugar) es que Thunder y Rockets les adelanten por la izquierda, arrancando pegatinas. Kawhi y Popovich contra el mundo.

Ganan y pierden

NBA - Gana siempre con este tipo de traspasos. A nivel publicitario, a nivel de expectación, de ilusión, de hype, de afición... Sin embargo, con los traspasos de estrellas como problema principal y sin que el draft sea parche suficiente, la diferencia entre conferencias es cada año mayor. En los últimos meses, por si la situación no fuera grave ya en los últimos años, han cambiado de cuadro Paul George, Paul Millsap, Jimmy Butler y Carmelo Anthony.

New York Knicks - Scott Perry y Steve Mills han tomado una decisión necesaria para la franquicia, pero una decisión cuyo resultado para el equipo en lo deportivo no deja de ser pobre. Los Knicks traspasaron un Ferrari por Carmelo en su día (el error que nunca cometió LeBron) y ahora lo devuelven a la carretera por poco más que un Twingo. En definitiva, Carmelo tenía que salir y tenía que salir ahora, pero eso no quita que haya sido un horrible negocio para los intereses deportivos de la franquicia. 

Cleveland Cavaliers - Fueron favoritos durante unas horas, según Wojnarowski. Ganan porque hay una estrella menos en el este, porque no pierden ninguna pieza clave y porque juntar al actual Carmelo con el actual Kevin Love no creo que tuviera demasiado sentido (el papel sería muy, muy parecido). Pierden porque han tenido a un gran amigo de LeBron a tiro y no lo han conseguido. El verano 2018 se acerca...

0 Comentarios

Normas Mostrar