Estás leyendo

Bartomeu desempolva el libro de recetas del 'nuñismo'

Bartomeu desempolva el libro de recetas del 'nuñismo'

Molesto. Ni 24 horas ha tardado Andrés Iniesta en volver a poner en cuestión las palabras del presidente Josep Maria Bartomeu, que en sendas entrevistas concedidas a Mundo Deportivo y Sport aseguraba que había un “principio de acuerdo” para la renovación del capitán. Ya el miércoles se empezaba a rumorear que esta afirmación del presidente había molestado a Andrés, un hecho que se confirmó en cuanto el jugador puso el pie en Barcelona, tras volver de la Selección.

Vieja receta. Este último episodio no hace más que dejar en evidencia la credibilidad de una junta que sigue empeñándose en confundir términos utilizando una vieja receta. Bartomeu y los suyos llevan tiempo abrazando el libro de excusas del nuñismo: Hagan lo que hagan, todo funciona cuando el equipo gana, y si no gana, además de ser por culpa de un enemigo externo que aspira a controlar el club con malas artes, se apela a la defensa del patrimonio y a la responsabilidad ante la cuenta de explotación como bandera de la gestión.

Colgados. El problema es que esa táctica funcionó en unos años en los que al barcelonismo se le podía distraer con una Recopa, una Copa del Rey y una Liga esporádica al principio pero luego cuando empezó a acostumbrarse a ganar Ligas, la receta nuñista empezó a desmoronarse porque la excelencia en el campo exigía la misma altura en el palco. Cuando la entidad empezó a depender del equipo, se acabó el cuento. Pues bien, jamás como hasta ahora ha estado más colgada toda la institución del equipo. Y si me apuran, de un jugador: Leo Messi.

La foto. ¿Y qué pasa con Messi? Pues que sigue sin firmar su renovación. Ciertamente, un detalle protocolario. Ni los más pesimistas dudan que se quedará no sólo porque los tres contratos están firmados por sus representantes legales, sino porque ha dado su palabra. Pero a nadie se le escapa que no le apetece hacerse la foto con una junta que es raro el día que no da un paso sin agraviar a alguien. Y en la junta se equivocan pensando que esa foto lo arregla todo. Sólo será una foto. En el fondo, lo que deben de conseguir es el entorno para que el mejor jugador se sienta feliz y no le pase como a Iniesta, que como dijo en El País, ha llegado a plantearse cosas que pensaba que jamás se plantearía. Y eso, no lo cambia una foto que Leo no necesita para nada.

0 Comentarios

Normas Mostrar