César Blanco

El bendito fax y su leyenda...

Es, sin duda, el mejor momento de su carrera: titular y figura de un Madrid supercampeón de Europa de los últimos dos años, rey de la Liga y también profeta en su tierra. Keylor ha sido pieza vital de la selección de Costa Rica, que sacó petróleo con el arquero madridista en Estados Unidos parando todo el viernes pasado (0-2), y mañana podría tener su boleto al Mundial si ganan a México. Además, se cumplen ya cuatro años de un Keylor en tremendo estado de forma. Ya ha olvidado el proceso fallido hacia Sudáfrica, donde quedó fuera de la Copa por un gol frente al Team USA en el minuto 95. Mientras encendía su llama en el Levante, se hizo muralla en la eliminatoria hacia Brasil, y después, el Mundial 2014: su punto de ebullición que le hizo llegar a Chamartín.

Después chocó con el proceso de salida de Iker, la adaptación, el bendito fax, la confirmación y su leyenda. El tico tiene un listado numeroso de títulos, y con su Selección en este nuevo camino mundialista es trascendental. En los últimos juegos del Hexagonal ha estado soberbio con múltiples paradones contra Trinidad y Tobago en casa. Y lo del viernes pasado: simplemente se salió. Keylor se transformó en pulpo dejando a Pulisic y a Altidore con rostros de incredulidad. Mañana se topará con su amigo Chicharito, con un México ya clasificado. Keylor ya tiene a tiro su Mundial. Esta vez llegará entre lo mejor del planeta.