Estás leyendo

Sorteos: de las ‘bolas frías’ al ‘sudoku’

Sorteos: de las ‘bolas frías’ al ‘sudoku’

Cuando Saporta ideó para la Copa de Europa de Baloncesto aquello de las bolas frías (frías, no calientes, frías de toda la noche en la nevera) estaba en realidad ideando el sistema de cabezas de serie, tan comúnmente aceptado luego. Como había pocos equipos realmente buenos, se trataba de evitar que se enfrentaran a las primeras de cambio. Eso, que dio lugar a una leyenda, se ha ido desarrollando hasta esa complejidad que vimos este jueves, un ‘sudoku’ para no enfrentar a equipos de un mismo bombo (cuatro capas de calidad), ni de un mismo país, más separar jornadas televisivas de los mejores, más no enfrentar a Shakhtar y CSKA por tacto político...

Ese sorteo tan complejo nos dejó grupos potables para Madrid, Barça y Sevilla (del Bombo 1 1e cayó un regalo) y no tanto para el Atlético, que se las va a ver con el Chelsea y el Roma. Lo del Chelsea es un enredo en estos días de puja por Diego Costa. Lo del Roma es una amenaza del Bombo 3, donde suele estar la verdad del sorteo. Al Madrid, curioso, le salió en el 2 el Borussia justo el día en que parece que Bartomeu ha desatascado por fin la ‘Operación Dembélé’, lo que no deja de ser un sarcasmo. Parece que al Barça nada le sale bien estos días. Al menos, eso sí, el premio a la mejor jugadora fue para Lieke Martens, a la que acaba de fichar.

El premio al mejor chico fue, como se esperaba, para Cristiano, gracias a su ‘rush’ final en la Champions, con sus goles a Bayern, Atlético y Juventus. Metido en un terno gris plata, se le vio sereno y, por primera vez desde el lío, haciendo votos por su continuidad en el Madrid. Messi le felicitó noblemente. Siempre he tenido la impresión de que entre estos dos hombres existe un reconocimiento mutuo, que se escapa en la verdad de sencillos detalles cuando se encuentran. Buffon, Sergio Ramos y Modric también se llevaron sus premios, dentro de una gala modosa y bien llevada que evitó el tedio a pesar de la complejidad del sudoku.