Estás leyendo

Nadal luce el número uno con un cómodo triunfo ante Gasquet

TENIS | MASTERS 1.000 CINCINNATI

Nadal luce el número uno con un cómodo triunfo ante Gasquet

Rafa Nadal, ante Gasquet en Cincinnati.

TANNEN MAURY

EFE

El español se impuso en dos sets al francés, contra el que suma 15 victorias en otros tantos duelos particulares. Se enfrentará en octavos esta madrugada (01:00, MD2) a Albert Ramos.

Con casi una hora de retraso por culpa de la lluvia, Rafa Nadal ha estrenado su condición no oficial de número uno (lo será el próximo lunes) con una victoria contundente ante Richard Gasquet, que es la 15ª en otros tantos duelos particulares. Se diría que el francés, nacido como el español en junio de 1986, actúa acomplejado ante el jugador que quiso ser pero del cuál, como tantos otros, solo ha podido estar a la sombra. No le gana un set desde 2008 y el balance en ese apartado es demoledor a favor del de Manacor: 34-4. Sin necesidad de gastar brillantez a estas alturas del Masters 1.000 de Cincinnati, Rafa ganó por 6-3 y 6-4 en una hora y 25 minutos. En la madrugada del jueves al viernes (no antes de la 01:00, Movistar Deportes 2) se enfrentará en octavos a Albert Ramos, compatriota al que venció fácil en la final de Montecarlo.    

A Nadal le costó un pelín sentir la bola y controlarla. Cuando lo hizo, las opciones de Gasquet se redujeron mucho. El mejor recurso del galo fue sacar muy abierto para desplazar al balear y subir a la red, pero no es fácil repetirlo siempre con acierto. Rafa presionó al resto desde el principio y cuando redujo los errores no forzados logró romper el servicio de su rival. Con una vez le bastó para apuntarse el primer set sin grandes alardes. Ni siquiera le hizo falta sacar de maravilla para tener un alto porcentaje de puntos ganados con primeros (78%). Y sus ya famosos segundos son un incordio para cualquiera.

Nadal fue muy superior desde el fondo, donde más le gusta estar y Gasquet no le incomodó lo suficiente para sacarle de su zona de confort, porque devolvió desde muy atrás los golpes del diez veces campeón de Roland Garros. Esas réplicas solo llegaban la mayor parte de las veces a media pista. Nadal lo tenía fácil para mover al francés a su antojo y conectar golpes ganadores. Así, inevitablemente, dominó con tranquilidad y sin forzar hasta la victoria.

0 Comentarios

Normas Mostrar