Estás leyendo

Comparando la Premier con LaLiga...

Comparando la Premier con LaLiga...

Arrancó la Premier, sobre la que no sé qué sentimiento nos provoca más: admiración, temor, recelo... Siempre estamos a vueltas sobre cuál es la mejor del mundo, si LaLiga o la Premier. Mirado el ránking UEFA de clubes, no hay duda: los tres primeros son el Madrid, el Atlético y el Barça. El Sevilla es sexto. De la Premier, en el top diez sólo aparece el City, noveno. El Arsenal es undécimo, el Chelsea décimotercero, y el United, decimosexto. No hay color en este sentido, pues. Pero sabemos que su campeonato tiene más seguidores en el mundo, y que sus derechos de televisión casi duplican los nuestros. Una amenaza constante.

Miremos a Guardiola y a Mou, por ejemplo, con su duelo en Manchester, ya en su segundo año. Guardiola compró el primer año por valor de 213 millones y vendió por 35. Ahora ha comprado por 240 y vendido por 79. Son -339 de saldo en dos años. En el caso de Mourinho son respectivamente 200-47 y 164-8, lo que da un saldo de -307. Curioso que se hagan los pobres cuando hablan del Madrid, por cierto. Ese nivel de gasto tiene que acabar por notarse. En general, toda la Premier goza de un poder adquisitivo envidiable. LaLiga se mantiene por Cristiano y Messi, pero el día que falten Madrid y Barça tendrán problemas para tener los mejores.

Y tienen cosas envidiables. Este curso ponen en marcha la sanción de dos partidos para los casos de flagrante piscinazo, tras análisis de video. En Inglaterra hace mucho que no juegan sólo ingleses, hay gran mayoría de importados (España, con 33 es su primer vendedor) pero mantienen su viejo respeto por el juego limpio. Todo árbitro español envidia la forma en que son vistos y tratados, por jugadores, prensa y público, sus colegas de allá. Y algo más: aman tanto su Premier que no escuchan los cantos de sirena del proyecto de Liga Europea que se incuba en torno a la International Champions Cup, lo que no deja de ser una ventaja para LaLiga.