Estás leyendo

La operación Neymar vista desde Qatar

La operación Neymar vista desde Qatar

El desenlace del fichaje de Neymar me pilló en Qatar, donde firmamos y presentamos nuestro acuerdo para AS Arabia. Un proyecto con la principal empresa periodística de allá, Dar Al Sharq, del que ya hemos venido informando. Un buen punto seguir el desenlace del caso Neymar, accidentado por la intervención de Tebas. Allí, esto sorprendió. Di explicaciones sobre el punto de vista de LaLiga, sobre el ‘financial fair play’. Allí, claro, eso no es una preocupación. Se supone que el PSG tiene tanto dinero por el patrocinio de Qatar y que tiene derecho a ello. Aunque no faltó quien opinara que la cantidad pagada por el jugador es excesiva.

Lo de Tebas fue un gesto, se quedó en eso. Algunos lo consideran inútil y artificioso, otros no. Luego, el Barça sí aceptó los 222 millones porque estaba obligado. En su contrato con Neymar figuraba que si el jugador presentaba esta cantidad, el club le habría de dar la libertad, así que era de cajón. No podía resistirse. Es un contratiempo y una derrota moral, pero mirado desde otro punto de vista no está tan mal. Tras cuatro años, Neymar deja 105 goles y 222 millones. Su fichaje por el Barça se había ido, a raíz del descubrimiento de los pufos, de los “57,1 millones, y punto”, a casi el doble. Ahora, con su venta, el saldo final es bueno.

Y en París están que lo tiran. Le recibieron con humos de colores y ayer hubo colas en la calle antes de abrirse las tiendas que vendían la camiseta con su nombre. Como cuando apareció el Ipad, vamos. Es todo un jugador franquicia, lo que quería Nasser Al Thani para su proyecto parisino. Qatar empezó apoyando al Barça (aún en el vuelo de ida y vuelta en Qatar Airways vi el anuncio con los jugadores del Barça), pero ganó la línea de Al Thani, que prefirió un equipo propio, en París. El Barça y Qatar se dicen adiós, Neymar se va a París y la UEFA se pone de perfil. Dice que va a esperar a ver si el PSG vende jugadores, antes de echar cuentas...