presentado por
Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes
Estás leyendo

Santa Clara: orgullo de cantera

Santa Clara: orgullo de cantera

Qué bonita sensación es ver el debut de un canterano con el primer equipo. Mucho más bonita es esa sensación cuando tu trabajo consiste en ayudar a que el mayor número de estos chicos puedan convertir sus sueños en realidad y poder llegar al fútbol de élite. Puedo imaginar las emociones y los sentimientos, tanto de orgullo como de satisfacción, de todos los formadores, entrenadores y demás empleados del club que han tomado parte en la formación y el desarrollo personal y futbolístico de los Achraf, Tejero, Manu Hernando, Óscar, Franchu, Quezada y Dani Gómez. Algunos de ellos llevan desde niños en el Real Madrid. El gran nivel que mostraron no es casualidad, sino la cabeza visible de un gran iceberg construido con muchas horas de trabajo por parte de todos los departamentos que componen las categorías inferiores del club y que tiene su culminación en momentos como el de Santa Clara. Hay que agradecer a Zidane y su cuerpo técnico la continuidad que le están dando al trabajo que se hace desde abajo.

Los chavales ven que, aunque es muy difícil, hay opciones reales de llegar y que el esfuerzo realizado puede tener una inmejorable recompensa. Ya sabemos que es sólo un partido de pretemporada y que les queda un largo recorrido por delante para consolidarse, pero la inyección de autoestima, confianza y moral que te da ver que eres capaz de competir al máximo nivel es incuantificable. Por eso son tan importantes esos minutos que Zizou les brinda a los canteranos, tanto para los que jugaron en California como para las generaciones venideras. Los mismos chicos que estaban hace unos meses en cualquier campo de hierba sintética, disputando su competición doméstica juvenil, se encontraban marcando a Lukaku, intentando sortear o robarle un balón a Pogba o tratando de marcar un gol a De Gea. Casi nada. Lo más importante a partir de ahora es que no pierdan la perspectiva de que, a día de hoy, su equipo es el Castilla, y que a las órdenes de Santi Solari deben demostrar con su talento, humildad, personalidad, ambición y trabajo diario que quieren derribar la puerta del primer equipo. Un primer equipo donde tienen magníficos espejos en los que mirarse. Nacho, Kiko Casilla, Yáñez, Lucas Vázquez, Carvajal, Casemiro, Marcos Llorente o Borja Mayoral son ejemplos perfectos de las cualidades que debe reunir un canterano para llegar a la élite. Ojalá muchos de estos chicos sean los referentes del mañana.

0 Comentarios

Normas Mostrar