Estás leyendo

Armani lo ratifica: En ídolo verdolaga se ha convertido

NACIONAL CAMPEÓN

Armani lo ratifica: En ídolo verdolaga se ha convertido

Armani lo ratifica: En ídolo verdolaga se ha convertido

JOAQUIN SARMIENTO

AFP

En los 18 partidos que actuó en la Liga mostró que sigue siendo una pieza fundamental en Nacional. Ayudó con el invicto y en las fases definitivas sus intervenciones fueron excepcionales.

Medellín

"Se llama Franco Armani, es argentino. En ídolo verdolaga se ha convertido. Se quedará por siempre en nuestra historia. Él no quiere la plata, quiere la gloria…"

Ya está al nivel del legendario René Higuita. Quizá fue el único que no ha sentido el periodo de transición y, con un nivel similar al del 2016, ha soportado por momentos el peso de los problemas defensivos. Franco Armani volvió a ser trascendental para Atlético Nacional en la consecución del título 28 del club, con esas atajadas que lo pusieron en el primer cajón del podio.

Como sucedió en la era Osorio, cuando dejó de vivir bajo la sombra de Pezzuti, el golero nacido en Casilda volvió a bajar una estrella con sus manos. Así lo ha hecho ante Junior en dos oportunidades. En el tiempo reglamentario o en los penales. Sus reflejos siempre responden va respaldar la labor colectiva de sus compañeros.

En la Libertadores se erigió como el mejor portero del continente. Esa triple atajada en Arroyito será un recuerdo inolvidable y la mejor imagen para ilustrar lo que el 34 verdolaga puede llegar a hacer para salvar su arco.

Aunque tuvo que ausentarse en algunos partidos de la Liga, por sus actuaciones en internacionales, entre Bonilla y Vargas hicieron bien la tarea. No obstante, de los 18 partidos que atajó en el Apertura, sacó 10 veces su arco invicto para darle aún más brillo al campañón que hizo el conjunto antioqueño.

No la pasó bien en los clásicos con Medellín, pero en instancias definitivas salió la mejor versión del argentino para hacer posible la estrella 16 y convertirse en el jugador más ganados del club con 13 títulos.

Lidió con un Jaguares que sorprendió en la vuelta igualando la serie 3-3. Pero pudo aguantar, para darle chance a sus compañeros de reaccionar y sellar el paso a la semifinal. Pero fue precisamente en esa instancia que le salvó por completo la permanencia a su equipo con sus atajadas en El Campín y en el Atanasio frente a Millonarios. Más de media clasificación salió de sus guantes.

Y para redondear su gran participación en la Liga I-2017, Armani evitó que la historia finalizara peor en Palmaseca. Se encargó de mantener con vida a Nacional, como lo hizo en diciembre de 2015 con Junior en Barranquilla. Ya en su patio, con la canción de la afición verde compuso para él, remató la historia que tiene como final una nueva estrella bajada con sus manos.

0 Comentarios

Normas Mostrar