Diatriba contra el SANTAFE 2017

Diatriba contra el SANTAFE 2017

Soy un hincha de Santafé, no de los imprescindibles (los que van a la cancha en cada partido), tampoco de los sabios (esos que saben mucho de fútbol) y menos de los periodísticos (que saben más que todos). Simplemente soy un hincha de la pasión santafereña, gozoso de que pierda millos y uno que quiere que si no es Santafé, todos los equipos colombianos pierdan en todas sus competencias internacionales. O sea, soy del Santafé. Y esta es mi única autoridad para hablar de esta desazón que me habita con este equipo del 2017 que ha sido eliminado de todo: la libertadores, la liga nuestra, el fútbol, el decoro y la pasión.

Mi diatriba, o sea un escrito sin fundamento más allá del sentimiento, apunta a que es EL SISTEMA del Santafé el que hace agua:

1. El juego. Santafé viene jugando perverso desde hace mucho tiempo. El quedar campeones la liga pasada fue un extraño milagro hecho de los fracasos de los otros equipos. Pero, el equipo hace tiempo que juega a la nada, desde Gerardo Pelusso y con Costas se confirmó: equipos ultradefensivos, dependiendo de pelotazos, goles de defensores y goleadores que no la meten aquí pero si en otros equipos, jugadores que corren como alma que se lleva el diablo por las puntas y meten centros a ninguna parte, afanes torpes que cometen penaltis como los de Roa. Y esto es culpa de Costas. No supo a qué juega.

2. Los goles. Todo goleador que pasa por Santafé fracasa. Pero en otros equipos triunfa. Si yo fuera un goleador no iría al rojo porque no se juega para hacer goles. Borja fracasó en Santafé, Osorio Botello fracasó, Stracqualursi fracasó, Rodríguez fracasó, Ceter fracasó. Y todos son o fueron figuras en otros equipos. Si no meten goles aquí es porque el sistema no juega para hacer goles, se juega a lo carro-loco de Roa, Gómez y Balanta… que salen como bala perdida y hacen que el balón no llegue nunca a los delanteros. Y esto no es culpa de los goleadores, sino del sistema.

3. Los creadores. Santafé tuvo uno que funcionó: Omar Pérez. Y cada semestre se trae uno nuevo que rinde en otro equipo y es muy bueno. Jonatan Gómez llegó y no sirvió, él solo quiere correr para adelante y meter goles; Kevin Salazar llegó como el futuro y no lo pusieron, luego se lesionó, pero nunca lo probaron o lo dejaron jugar con continuidad; Daniel Buitrago llegó y no jugó; Johan Arango llega y no lo ponen. Luego, en Santafé no sirve ninguno que cree, le baje la velocidad y quiera tocar porque el sistema es de correlones por las puntas y velocidad sin más. Luego todo creador que llegue a Santafé fracasa porque el sistema no está para diseñado para ellos. Y lo peor, nunca los dejan jugar.

4. La defensa. Santafé ha venido salvando su vida con defensores goleadores como Mina, con defensores con clase como Mesa, con defensores con estilo como Tesillo. Y ya no están, a llorar en cada partido. Los que hay son practicantes de la ideología del errorismo. Además, hace rato no tenemos laterales que marquen. Luego, es una defensa que depende de lo que hagan los centrales. Y los que hay no sirven. Y los que marcan en las puntas creen que son los creadores del equipo. Otra vez el sistema no funciona.

5. El presidente. El señor Pastrana parece el técnico y cada semestre contrata de 10 a 15 jugadores. Todos innecesarios. Contrata por contratar. Y fracasa permanentemente. Si se ven la lista de altas y bajas de Santafé en los últimos 4 años, cada semestre salen 10 e ingresan 10, al menos. El

fracaso es permanente. Por ejemplo, este semestre solo jugaron Stracqualursi y Valencia de los refuerzos. Y Valencia es un estorbo. Y a Stracqualursi no llegaba un balón. Para su lista de bajas este semestre debería el técnico Pastrana poner a Costas, Valencia, Osorio, Jonatan Gómez, Omar Pérez, Balanta, Roa, Urrego, López, Cadavid, Mosquera… y de pronto, dejar jugar a los creadores y tener otro sistema.

El sistema de juego de Santafé es perverso para goleadores y creadores; por eso, todos los que lleguen va a fracasar. Hay que cambiar el estilo de juego. Hay que contratar menos y con más calidad. Hay que ponerle más garra, pasión y guevos: ¡cómo vienen jugando no parecen de este sentimiento!. Por ahora, nos dan mejor fútbol y más pasión las leonas, el equipo femenino. Que vayan los correlones (Roa, Balanta, Mosquera, Gómez), los tibios (Valencia, Osorio, Urrego) y los técnicos (Costas y Pastrana) a verlas y aprendan que es ser del Santafé. Los machitos de este semestre, lo perdieron todo, hasta el decoro. Y eso duele mucho al hincha. En Santafé importa cómo se pierde, y mucho. Y perdimos a la mala. Y es el sistema.

0 Comentarios

Normas Mostrar