Las siete conclusiones del GP de Francia: Rossi, Maverick, caídas...

MOTOGP | GP DE FRANCIA

Las siete conclusiones del GP de Francia: Rossi, Maverick, caídas...

Las conclusiones del GP de Francia de MotoGP.

El duelo de Yamaha, el accidente de Miller y el reproche de Lorenzo, las múltiples caídas de Moto3... En el GP de Francia pasó de todo.

Le Mans

Una de las caídas más dolorosas de Rossi

Pocas veces se ha visto a Rossi tan destruido como después de la caída sufrida en la última vuelta de Le Mans. El plano de la cámara subjetiva de su M1 era conmovedor y dio la sensación de que incluso lloraba encima de su montura, algo que después negó cuando se lo preguntamos. Le dolía que se hubiera esfumado la victoria 115 de su carrera deportiva y haber perdido un buen saco de puntos con vistas a la general. Sin necesidad de preguntarle, me atrevo a decir que la de Francia es una de las tres caídas más dolorosas a nivel moral desde que está en la clase reina (llegó en el año 2000). Las otras dos son la de Valencia 2006, cuando se cayó a las primeras de cambio en la carrera que decidía el título y se lo puso en bandeja a Hayden, e Indy 2009. En aquella ocasión se fue al suelo batallando con Lorenzo y de ese modo le dio la oportunidad de volver a luchar por el título. Cuál no sería su decepción que para la siguiente carrera, en Misano, se puso unas divertidas orejas de burro para reconocer su error y cambió su clásico The Doctor por The Donkey (El burro).

Ay de haber sido Maverick el de la colada y la caída

Rossi se equivocó dos veces en la última vuelta de Le Mans. La primera en la curva 8, el 'Garaje verde', con una colada que facilitó enormemente el adelantamiento de Maverick. La segunda fue tres curvas después, cuando se cayó intentando seguir la estela de su rival. El primero lo definió como un error estúpido y el segundo como una consecuencia del primero. Evidentemente, los pilotos son humanos y todos pueden fallar, como dijo Márquez, pero ay si esos errores los hubiera cometido Maverick. Hubieran intentado cargarse de razón los que dudaron de su capacidad para aguantar la presión a principio de temporada, en clara señal de que no le conocían bien. Le hubieran dicho que sus 22 años le otorgan poca experiencia para pelear contra una leyenda de 38. Y también hubieran sentenciado que ya se veía venir desde la caída de Texas, poniendo en entredicho sus sospechas hacia los Michelin que le tocaron en aquella carrera y la de Jerez. Pero la historia ha sido otra y Mack ya suma tres victorias de cinco posibles, una barbaridad.

Ya hay ganas de Mugello

Acaba de terminar Le Mans y ya hay ganas de Mugello. Han hecho falta cinco carreras para que llegue el primer mano a mano de última vuelta por la victoria y, tras el desenlace visto, tiene pinta de que la cita italiana podría ser el escenario perfecto de la vendetta de Rossi. A eso se suma el fiascazo del año pasado, con la avería en el motor de su Yamaha, así que es fácil de imaginar el grado de motivación que tendrá Valentino en esa carrera. Maverick dice que le gusta también esa pista y a la vista está que no se achica ante nada ni ante nadie. Ganar a su compañero allí no será tarea fácil, pero conseguirlo tendría un valor moral adicional. Hasta ahora, Mack ha batido a Vale en las cuatro carreras que ha sido capaz de terminar. ¿Podrá hacerlo también en su jardín de Mugello?

La injustificada rabieta de Lorenzo con Miller

El sábado nos dejó una de las caídas más espeluznantes de los últimos tiempos, con Miller marchándose directo contra el muro tras perder el control de su Honda a 180 por hora. Milagrosamente, no le pasó nada. Lo chocante es que un rato después el australiano volviera a ser noticia... Lo fue por la rajada de Lorenzo contra él. El de Ducati le criminalizó sin razón como ya hiciera en 2011 con Simoncelli en Estoril. Dijo de él que Dios le había mandado un mensaje y que le había cogido con pinzas para que no se hiciera daño ese día, que de él dependía captar la señal porque, a su juicio, es el piloto con menos consciencia del riesgo que conlleva este deporte. Era su manera de pasarle factura por la enganchada que habían tenido el día anterior en la Comisión de Seguridad, donde Miller le dijo que dejara de insistir en el asunto de los neumáticos al más puro estilo australiano: "Las opiniones son como los culos, todos tenemos una, guárdate la tuya". El australiano no quiso esa tarde entrar al trapo, porque bastante tenía con la paliza que llevaba encima.

La importancia de los test, ahora Montemeló

Honda y Ducati se entrenaron en Jerez antes de la carrera y les fue muy bien, con el doblete de Pedrosa y Márquez para el ala dorada y el primer podio de Lorenzo vestido de rojo. En Le Mans también hubo test, antes de viajar a Jerez, y el que más aprovechó aquella sesión, porque Honda optó por no rodar dada la humedad inicial del asfalto, fue un Maverick que semana después celebraba su cuarta victoria en MotoGP. Esta semana vuelve a ver test para algunos equipos de la clase reina, en Montmeló. Allí estarán Ducati, Repsol Honda, Aprilia, Reale Avintia, LCR, Pull & Bear Aspar y Marc VDS Estrella Galicia. Ducati aportará el atractivo de ver de nuevo dos días sobre la pista a Casey Stoner, hoy y el miércoles. Habrá que ver si Yamaha echará de menos esta sesión llegado el momento del gran premio (11 de junio).

Moto2 es cada vez más aburrido

Sin ánimo de quitar un ápice de mérito al espectacular dominio del Estrella Galicia, con cinco victorias de cinco posibles, cuatro para Franco Morbidelli y una para Álex Márquez, hay que señalar la preocupante falta de emoción por la que están atravesando las carreras de Moto2 hace tiempo. Los de cabeza van más en plan trenecito que pegándose hachazos, algo que ya se vivió en MotoGP hace años, y ha dejado de ser la categoría más canalla del Mundial. Da la sensación de que su reglamento ha caducado y que el modelo a seguir es el de la divertida categoría de Moto3.

Este domingo no tocaba tragedia en Moto3

Pánico dio la multitudinaria caída que hubo en la segunda vuelta de la carrera de Moto3 y resultó increíble que no pasara nada, con tanto piloto implicado y con tanta moto deslizando sin dueño como auténticos proyectiles a ras de suelo. Está claro que no tocaba tragedia ese día, porque había papeletas para ello, como tampoco el día anterior con Miller. El pobre Hayden, en cambio, se debate entre la vida y la muerte tras un accidente en bici, algo que jamás le pasó en su dilatada trayectoria en MotoGP (de 2003 a 2015). Parece que está todo escrito. A ver si en la historia de Nicky hay un segundo volumen que arranca con una milagrosa recuperación. No habría mejor noticia para toda la caravana mundialista. #GoNicky.

0 Comentarios

Normas Mostrar