presentado por
Competición
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Serie A
  • Liga Chilena

Palabras en el ‘pit lane’

Palabras en el ‘pit lane’

Los comentaristas españoles de la Fórmula 1 vienen demostrando una notable dificultad para traducir al castellano innumerables términos de ese deporte. Uno de ellos se suele oír cuando un bólido entra en la zona de asistencia mecánica.

En esos casos, los narradores nos cuentan que el coche de tal o cual piloto ha entrado en el “pit lane”.

El término “pit” significa “foso” o “taller”; y “lane” se puede traducir como “calle”, “vereda” o “carril”. Por tanto, la mejor opción en español sería, a mi entender, “carril de talleres”.

En algunos momentos, los comentaristas se podrían referir a ella con la formulación completa (“no redujo la velocidad en la calle de talleres”), pero en otras bastará con decir simplemente “taller” (“Alonso se va al taller”, en vez de “Alonso entra en el ‘pit lane”).

Estos narradores están perdiendo una oportunidad preciosa de encauzar hacia el castellano un montón de términos de la jerga inglesa de ese deporte; y ejercer así como referentes para todos. Me parece una lástima que no hayan tomado como modelo la labor que asumió en su día Joaquim Maria Puyal cuando, el 5 de septiembre de 1976, comenzó a narrar por vez primera el fútbol en catalán.

Hasta entonces, los aficionados de Cataluña utilizaban palabras y locuciones del castellano incluso cuando dialogaban entre ellos en catalán sobre fútbol. Puyal les ofreció traducciones lógicas y correctas en su propia lengua, y pasó a la historia por ese motivo (entre otros). Por ejemplo, tradujo “camisetas” por “samarretes”, puso “gespa” donde había “césped”, huyó del calco “vestuari” para expresar en correcto catalán “vestidor”, impuso con convicción “devanter” donde antes se decía “delanter”; al “cañonazo” lo llamó “gardela” o “cacau”…

Previamente, los periodistas de habla castellana ya habían hecho un trabajo similar, al extender “árbitro” en vez de “referee” o “portero” (“arquero” en América) por “goalkeeper”…; incluso manejaron las alternativas “penal”, “pena máxima” y “tanto” para los anglicismos adaptados “penalti” y “gol”.

Lo mismo cabe decir del tenis (“lob” pasó a ser “globo”; “smash” se dice “mate”; “ace” se oye a veces como “tanto directo de saque” o “saque ganador”; “game” se tradujo correctamente como “juego”; un partido que se gana en tres “sets” se gana también en tres mangas…).Sin embargo, los compañeros del motor no han tomado el toro por los cuernos, y siguen sin ofrecer alternativas a los anglicismos.

Quizá su vocabulario debería pasar también por el carril de talleres…

0 Comentarios

Normas Mostrar