Cristiano: 5 al Bayern, 3 al Atlético...

Cristiano: 5 al Bayern, 3 al Atlético...

Cinco goles al Bayern, tres al Atlético... Cristiano ha guardado fuerzas para este fin de temporada y se nota. También se nota que va culminando su reconversión. Ya no tiene aquella carrera de cincuenta metros, pero sí voracidad e instinto de gol, velocidad en corto, estatura... Y ha recuperado ese punto de habilidad que mostraba en sus inicios de carrera y que sacrificó por la potencia. El resultado es este, un delantero demoledor que apartó al Bayern y que tiene al Atlético prácticamente fuera. El 3-0 es más de lo que hubiera soñado cualquier madridista. El Madrid hizo un gran partido, pero la firma, por triplicado, la puso él.

A igualdad de entusiasmo, los once mejores ganan a los once siguientes. Los jugadores del Madrid son mejores y si se entregan con entusiasmo no hay Simeone que lo remedie. El Madrid corrió, se empleó con máxima concentración, no tuvo despistes. Vimos a Benzema y Cristiano bajar en apoyo de los de atrás como no hacen nunca. Vimos a un Madrid que le ganó desde el primer tiempo la batalla de la fe al Atlético, que además tiene una tuerca floja que avería el mecanismo: Carrasco. Un gran jugador, pero un comodón que produce resquicios en el entramado. Una excepción que Simeone tolera porque arriba puede hacer cosas.

El Atlético tuvo alguna posibilidad de meterse en el partido en la segunda mitad, cuando el Madrid se tomó un respiro. Pero ahí se vio que le falta juego arriba, donde Griezmann tiene poca compañía. La oportunidad pasó y le cayeron dos nuevos goles de Cristiano, que cerró así un partido glorioso. El Madrid terminó con un ataque de tres muy a tener en cuenta, Lucas Vázquez-Cristiano-Asensio, dos extremos largos, de trabajo, velocidad y desborde, más un delantero centro de amplio recorrido e implacable remate. Zidane habrá tomado nota. En todo caso, el Madrid ya mira a Cardiff, de la mano, otra vez, de un jugador de época.