John Wall es una superestrella: 42 puntos para cerrar la serie

HAWKS 99 - WIZARDS 115 (2-4)

John Wall es una superestrella: 42 puntos para cerrar la serie

Con el mejor Bradley Beal a su lado (31 puntos, 11/17 en los tiros), Wall acabó con los sueños de los Atlanta Hawks.

No hay vuelta atrás. Nadie podrá volver a decir jamás que John Wall no es uno de los mejores jugadores de la NBA. Qué jugador, qué temporada, qué serie y qué barbaridad de partido. ¡Qué barbaridad de partido!

Con los Hawks contra las cuerdas tras el quinto, los Wizards salieron al parqué en Georgia con un solo objetivo: que la serie no volviera con vida a la capital estadounidense. Desde el principio, la madurez (claridad de ideas) de John Wall y el acierto de Bradley Beal (cuando tiene el día es imparable...) dejaban claro que la noche sería larga en Atlanta (también funcionaban Bogdanovic, Morris y Porter... Peligro).

Uno tras otro fueron entrando los lanzamientos y las distancias llegaron a la veintena. Malas noticias para Budenholzer, que ha cerrado la temporada sin sacar a Dwight Howard del quinteto titular pese a que los suyos han sido mejores prácticamente siempre que han jugando con Paul Millsap como único hombre grande. Ajustes y no-ajustes de playoffs...

El cuatro respondió a la llamada de un equipo que necesitaba puntos de cualquier manera y desde cualquier esquina (31+10+7+4... qué bueno es), y lo mismo hizo Schroder (26+10). Los Hawks, con triples de Bazemore y José Manuel Calderón (seis puntos) por el camino, recortaron bocado a bocado una diferencia que llegó a los 22 puntos en los primeros compases del tercer cuarto. Bocado a bocado hasta que John Wall dijo basta. El base de los Wizards puso un tapón a Schroder que hubiera dejado a los Hawks a solo un punto y cambió el partido para siempre. Desde ese momento, los locales no encontraron respuestas contra el base, que se colocó al equipo en la espalda, eligió siempre la opción correcta y machacó a sus rivales con tiros de media distancia y un par de jugadas de tres puntos que cerraron definitivamente la eliminatoria. 

Nadie había anotado 42 puntos en un partido decisivo de una serie desde 2012 (Wade) y nadie lo había conseguido nunca en la historia de los Wizards. Wall y Beal tampoco se habían combinado jamás para 73 puntos. 

Un partido espectacular con un final de película. De superhéroes a superestrellas. John Wall. Hambre, garra y talento. Esperan los Celtics.

0 Comentarios

Normas Mostrar