Sharapova provoca una avalancha de agravios

Sharapova provoca una avalancha de agravios

Cuando el TAS redujo la sanción de Maria Sharapova, la compañía Head difundió una nota para felicitar a la tenista, que acompañó en las redes sociales con el hastag #WeStoodWithMaria (nosotros permanecimos con Maria). No era una absolución, sino una reducción de la suspensión de dos años a 15 meses. Pero a Head no le importó. Tampoco a Nike, otro de sus potentes patrocinadores. Durante esos meses, la rusa no pudo competir oficialmente, pero sí participó en eventos de exhibición en Las Vegas, San Juan... Y a punto estuvo de hacerlo también en Madrid. Sharapova ha liderado durante once años la lista Forbes como la deportista con más ingresos. Se estima que ha ganado 285 millones de dólares en su carrera, de los cuales cerca de 37 han sido en premios. Es una mina de oro.

Este miércoles expira su sanción y los torneos han puesto su maquinaria de invitaciones en marcha: Stuttgart, Madrid, seguramente Roland Garros... Una vez cumplida su pena, la rusa tiene todo el derecho a competir, pero carece de ránking y debería hacerlo a través de fases previas o torneos pequeños. Se lo ahorrará con las wild cards. Con Serena Williams embarazada, y con otros futuribles iconos como Garbiñe Muguruza aún a medio gas, el tenis femenino añora el carisma, el glamour y los dólares que genera Sharapova. ¿A quién le importa el dopaje? Estos agravios, al menos, sí han provocado muchas voces críticas: Radwanska, Wozniacki, Schiavone, Murray, Vinci, Kerber... Tenistas que no entienden el trato de favor hacia una deportista que ha hecho trampas.

0 Comentarios

Normas Mostrar