Caracol Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

REAL MADRID

Competición suspende a Ramos por un partido: baja en Riazor

El Comité desestimó las alegaciones presentadas por el club blanco y le aplicó el grado mínimo por producirse de manera violenta con un contrario.

Actualizado a

El Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol desestimó las alegaciones del Real Madrid y suspendió por un encuentro a Sergio Ramos, expulsado el pasado domingo en el Clásico por una dura entrada a Leo Messi.

El Comité castiga a Ramos con el grado mínimo de la infracción que contempla el artículo 123 de su Código Disciplinario relativo a la violencia en el juego: “Producirse de manera violenta con ocasión del juego o como consecuencia directa de algún lance del mismo, siempre que la acción no origine riesgo, se sancionará con suspensión de uno a tres partidos o por tiempo de hasta un mes”.

Ramos fue expulsado por Hernández Hernández en el Clásico, según consta en el acta del duelo, por “derribar a un contrario con uso de fuerza excesiva en la disputa del balón”. El Madrid utilizó las imágenes del lance para intentar probar que no hubo contacto entre ambos jugadores y que la tarjeta roja directa fue un exceso del colegiado.

El Comité, en sus fundamentos jurídicos, señala que "del examen de las imágenes aportadas por el Real Madrid C.F. se desprende una acción compatible con la descripción de los hechos que se contiene en el acta arbitral, toda vez que el jugador Don Sergio Ramos García termina derribando antirreglamentariamente al adversario. En este sentido, no cabe acoger las alegaciones de recurrente manifestando que no se produce derribo, ya que no solo se aprecia el contacto del brazo del jugador expulsado con la pierna del adversario, sino que, a efectos dialécticos, la violenta acción resulta en sí misma susceptible de provocar indirectamente el derribo del jugador contrario, al tratar de este último evitar con su forzado salto evasivo las consecuencias lesivas que podrían haberse derivado de la violenta acometida.

Una vez conocido el castigo,que incluye una multa de 350 euros al Real Madrid y de 600 al jugador, el club probablemente recurrirá al Comité de Apelación para intentar que el central pueda jugar este miércoles en Riazor frente al Deportivo.

Como se esperaba, el Comité de Competición no entró de oficio a juzgar el gesto del jugador tras ser expulsado. Ramos se tocó varias veces la cara y señaló a la parte alta de la grada o al palco. El hecho no fue recogido en el acta de Hernández Hernández.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?