Temas del día Más temas

Una cocina de Oxford arregló la relación Hamilton-Mercedes

FÓRMULA 1

Una cocina de Oxford arregló la relación Hamilton-Mercedes

Una cocina de Oxford arregló la relación Hamilton-Mercedes

Toto Wolff ha revelado que llamó al tricampeón a su casa de Oxford para limar asperezas tras lo ocurrido en 2016 y fortalecer su unión.

Sentados en la mesa de la cocina de Toto Wolff. Así limaron asperezas Lewis Hamilton y Mercedes tras un complicado 2016. El jefe de Mercedes ha revelado cómo se reunió con el tricampeón para hablar de lo ocurrido entre la pareja de pilotos de la escudería de Brackley. El piloto británico estaba enfadado porque consideraba que el equipo había favorecido a Nico Rosberg para facilitarle el título y en Mercedes querían transmitirle que era el hombre elegido para guiar a Mercedes a repetir éxitos en 2017.

"Cuando las cosas se ponen intensas durante una temporada entre dos pilotos, a veces hay cosas que no se hablan ni discuten", asegura Wolff a 'Motorsport.com'. Y prosigue: "Creo que al final de la temporada es un buen momento en el que puedes poner todo encima de la mesa, algunas de las frustraciones y los temas no hablados, reflexionar sobre ellos y analizarlos para averiguar que pasó realmente. Nunca hay una verdad absoluta que diga que alguien tiene razón al 100% o al revés, pero lo importante es encontrar al causa".

Wolff reconoce que la conversación en la cocina de su casa de Oxford giró en torno a cosas que él y Hamilton podrían haber hecho de manera diferente en los últimos años. "Es un proceso de aprendizaje, no puedes esperar por una lado tener al piloto más ambicioso en el coche que ofrecerá el resultado que estás tratando de lograr y al mismo tiempo esperar que se comporte como un robot. Nico y Lewis, y pasa lo mismo con Valtteri, entienden el gran esfuerzo que está siendo hecho detrás de ellos para lograr estos coches y entienden la responsabilidad con la marca y toda la gente a la que representan".

El dirigente austriaco, también explicó que los pilotos, y más los de F-1, a veces no son fáciles de llevar y que la pareja Hamilton-Rosberg fue difícil: "A veces el ADN del piloto de careras les hace mirar por sí mismo. Durante cuatro años hemos tenido esos raros momentos donde no había una igualdad de intereses. Y, mirando atrás, hay cosas que podrían haberse hecho mejor. Tuvimos esas dos personalidades, pilotos de carreras exigentes, y fue una situación muy buena para el equipo el ver que entre ellos se presionaban, que nos presionaban a nosotros y viceversa".

0 Comentarios

Normas Mostrar