Las lágrimas de Monchi por la eliminación del Sevilla

SEVILLA

Las lágrimas de Monchi por la eliminación del Sevilla

El director deportivo del Sevilla, Monchi, sobre el terreno de juego.

José A. Espina

El mágico director deportivo, que sigue decidido a cerrar una etapa en el Sevilla, lloró amargamente la eliminación en Leicester.

Minutos después de que su equipo cayera eliminado en Leicester, Ramón Rodríguez Verdejo humanizaba su figura sobre el césped del King Power Stadium con las manos en los bolsillos y la mirada perdida, hacia ningún sitio. Por tercera vez, su Sevilla de las finales, los títulos y los milagros en forma de fichajes se quedaba en la frontera de los octavos de final de la máxima competición continental, la Champions. Monchi lo sabía: posiblemente, ésta era la última oportunidad que tenía de traspasar (como mínimo) esa frontera y enfrentarse en cuartos a los más grandes. De las cinco Europa Leagues al asalto de la primera línea continental.

Minutos después, sentado ya en el autobús de regreso al hotel de Leicester, al director deportivo se le escapaban las lágrimas, igual de pensativo. Si este inesperado tropiezo no le echa para atrás, Monchi seguirá decidido a abandonar el Sevilla y marcharse a montar un nuevo proyecto; los pretendientes se le agolpan. No se trata sólo de tomar nuevos aires: también, de no sufrir tanto con el equipo en el que no sólo trabaja, sino que se encuentra en lo más profundo de su corazón.

Jorge Sampaoli, su última apuesta maravillosa, tiene todavía a tiro la disputa del título de Liga (se encuentra a cinco puntos del Real Madrid y tres del Barcelona), pero en los últimos tiempos los sinsabores también han sido numerosos. En pocos meses y justo después de ganar su Quinta Europa League contra el Liverpool, el Sevilla ha perdido la final de Copa del Rey contra el Barcelona; la Supercopa de España contra los culés; la de Europa ante el Real Madrid; cayó en octavos de final del torneo copero también contra los blancos y en la misma ronda de Champions ante el Leicester. Demasiados KOs antes de tiempo a los que no estaba acostumbrado. Hasta ayer eran 14 (todas con Unai Emery) las eliminatorias europeas llevaba el Sevilla sin conocer la derrota.

Pero en Champions, el Waterloo para este Napoleón de las planificaciones deportivas, la serie es muy amarga. Ahí, el Sevilla sólo ha sobrevivido a alguna liguilla. Fenerbahçe (2008) y CSKA de Moscú (2010) acabaron en octavos con los nervionenses, el Braga les eliminó en la ronda previa de la 2010-11 y el Leicester ha hecho lo propio al primer mata-mata de esta hasta ayer ilusionante temporada. Todos ellos equipos abordables, que parecían ya trascendidos por un Sevilla en busca de los grandes gracias a Monchi, el hombre que tal vez lloró en el King Power Stadium sus últimas (al menos en una primera etapa) lágrimas como director deportivo sevillista.

0 Comentarios

Normas Mostrar