París se entusiasma pero...

París se entusiasma pero...

Un sondeo de la emisora RTL desvelaba el domingo que sólo el 18 por ciento de los franceses cree que el PSG ganará hoy al Barça. Además, el 72 por ciento considera que no estará en cuartos. París, pese a que el Francia-Escocia del VI Naciones llenó el sábado bares y el domingo las portadas, vive con entusiasmo la eliminatoria. Pero también con un punto inevitable de fatalismo. Golpeado en 2013 con Messi cojo cuando tuvo al Barça contra las cuerdas como nunca y en 2015 con Suárez voraz, al Barça en París se le ve como un gigante difícilmente accesible. El PSG no ha ganado este año ningún partido grande (Mónaco y Arsenal han sido sus rivales más exigentes) y la baja de Thiago Silva, considerado el jefe espiritual del vestuario, ha sido un bajonazo de última hora en el ánimo del grupo.

Es un partido de ricos. L’Equipe, atendiendo a los valores de mercado de Transfermarkt, cifró ayer en 1.290 millones el precio de los dos onces iniciales. El Barça quedó instalado en el Molitor, a apenas 150 metros de un viejo estadio cuyos alrededores, lo podrán comprobar los jugadores si pasean, rezuman historia pese a ser un club de relativa nueva creación (1970). Rodean el Parque de los Príncipes las fotos de Lama, Weah, Valdo o Ginola. Noches noventeras en las que el Barça y Madrid doblaron la rodilla. Aquellos eran héroes de un PSG de orgullo. Este aún es sólo de dinero, con la sociedad futbolera parisina reunida en el animado Aux Trois Obus y una pasarela de glamour en el estadio. Le Parisien quería convencerse ayer: “Batir al Barça es posible”. La pregunta es si París lo cree de verdad.

0 Comentarios

Normas Mostrar