El Bernabéu no es un bien mostrenco

Ahora que desde Barcelona vuelven a llegar reclamos para que la final se juegue en el Bernabéu, conviene recordar una obviedad: el Bernabéu no es un bien mostrenco, el Bernabéu es del Real Madrid. Y a una mayoría de madridistas, desde Florentino a Roncero, no les hace gracia que el Barça mantenga su insistencia en jugar sus finales de Copa en él. Por dos motivos: el primero, porque se supone que la ganará y al cogerla se elevará su himno al techo estrellado del estadio. La otra, más importante, la sospecha de que a los separatistas que acompañen al equipo les pone más pitar al Rey y al himno en el Bernabéu que en cualquier otro sitio.

Así que Florentino no necesitaría excusa de obras para negarlo: le bastaría invocar la voluntad de sus socios, o la de su directiva. Aunque bien podría sugerirle al Barça que estaría abierto a ello a cambio de que su homólogo culé hiciera un serio llamamiento a sus aficionados a respetar, en la visita, los más altos símbolos del Estado. No lo hará, me temo. No lo hizo el año pasado. Hay obras, y es verdad, porque estaban anunciadas de antes. A cambio, el Atlético ofrece el Calderón, en el que podría ser su último partido, a salvo de que el Atlético tenga que empezar el curso próximo con previa de Champions, y el nuevo estadio sin rematar.

Así que campo en Madrid para jugar la final, hay. En este caso, además, el Barça no va a tener el apoyo del Alavés para dar el turre con el Bernabéu, porque allí arriba existe bastante consenso en apostar por San Mamés, tan a mano de Vitoria. Al fin y al cabo, piensan, ¿no fue el Athletic hace dos años al Camp Nou? Lo malo es que para tres días después hay contratado un concierto allí, y el montaje lleva su tiempo. Tendremos debate, seguro, pero el Bernabéu no está en el foco. Calderón, San Mamés o algún espontáneo que salga, pero esta vez me parece que la brasa culé para jugar en el Bernabéu va a tener menos recorrido.