Caracol Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA
Actualizado a

Los dos equipos colombianos iniciaron su caminar por la Copa Libertadores y aunque el 1-0 fue el resultado final para ambos, resulta evidente que Junior llega más perfilado para avanzar a la fase inmediata.

Los barranquilleros ante Carabobo, lucieron mucho más ordenados y agresivos, si se quiere. Gracias al golazo de Aponzá, con buenos antecedentes en su paso por el fútbol peruano, donde se apreciaron sus condiciones de goleador, los dirigidos por Gamero, contaron con el buen apoyo de Lewis Ochoa y la ubicación productiva de Estrada por derecha. Porque siendo zurdo, su papel era el de abastecer con pelotazos cruzados a la zona central buscando a Ovelar o a un sector más a la izquierda.

Con ese resultado, Junior, que debe jugar en Cartagena el partido de vuelta, luce favorito. Las numerosas alteraciones en la formación respecto a la del año pasado, no desentonaron y por el contrario, trajeron mensaje de optimismo.

Millonarios propuso dos esquemas de delanteros ante Paranaense. Al principio, Nuñez, Del Valle y Quiñones, salieron a trabajar arriba y a hostigar la salida de los laterales brasileños. Así consiguieron con el grupo en general, sostener el 0-0, que tradicionalmente es un buen resultado para un visitante.

Para la complementaria, una imprudencia de Pedro Franco, más que un error, derivó en una pena máxima, que Grafite, un veterano de muchos choques, tradujo en el gol solitario y los tres puntos.

Allí Millos, alteró la manera de jugar, confiando en la presencia de David Silva, quien realmente no llegó a trascender en el partido. Es más, su lesión, llevo al técnico Russo a incluir a Enzo Gutiérrez para que al lado de Del Valle, intentaran acertar en un cabezazo, supuestamente provenientes de centros de Núñez, hecho que no ocurrió.

El equipo sostuvo buen ritmo de juego, con buena proyección de Palacios e inconclusas salidas de Machado por la izquierda. Me parece que Millos no jugó del todo mal, aunque es evidente la necesidad de contar con un volante más creativo y pasador de balón, que los aportes de Domínguez y Rojas, ambos con tendencia a levantar centros, sin destino preciso.

La derrota 1-0, duele como cualquier resultado adverso. Pero Millos en casa tiene con qué revertir ese marcador. Es cuestión de sostener el ataque con Quiñones desde el comienzo y confiar en los goleadores, Del Valle y Enzo, quienes esta vez, quedaron esperando un pase-gol, que nunca llegó.

Junior tiene más opciones de seguir, por su triunfo afuera y Millos a pelear con ahínco por avanzar. Creo que tiene con qué....

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?