Asensio, a la medida del Madrid

Asensio, a la medida del Madrid

Es muy difícil jugar en el Real Madrid, pero es casi tan complicado ser suplente. Es un equipo de altísimas expectativas. No espera a nadie. Se necesitan las cualidades de los grandes futbolistas y el empaque para no sentirse sobrepasado por la exigencia. Esta temporada ha redescubierto a Illarramendi, eje de la magnífica Real Sociedad que avanza en la Liga y sueña con una proeza en la Copa. Illarramendi llegó joven al Real Madrid, después de ganar la Eurocopa Sub 21 junto a Koke, Isco y Thiago. No funcionó. Parecía un jugador apocado, consumido por la tensión y por el peso de la camiseta.

Marco Asensio es suplente en un equipo trufado de estrellas mundiales, cuya primera obligación es ganar todos y cada uno de los partidos. Partido que se pierde significa una crisis, casi siempre de considerable magnitud. Esta realidad afecta a todo el mundo, incluido el último suplente en el escalafón de la plantilla, donde las jerarquías suben y bajan de manera vertiginosa. Danilo llegó a sentirse titular en algún momento de la temporada anterior. Ahora no figura entre los 16 primeros de la lista.

No se sabe si Asensio triunfará o no en el Real Madrid, donde las trayectorias están sometidas a procesos muy complejos. Un gran fichaje suele acabar con las esperanzas depositadas en un chico de la cantera. En muchas ocasiones no basta con ser un buen jugador, si no está acompañado por virtudes como la versatilidad, el carácter fiable y la necesaria disposición para pasar con frecuencia por el banquillo.

Sí sabemos, sin embargo, que a Asensio le sienta maravilla la camiseta del Real Madrid. Ni se siente impresionado, ni limita las cualidades que se le adivinaban en el Mallorca. Al contrario, su primer año en el Madrid ha destacado por algunas características obligatorias para jugar en este equipo: el desparpajo, la soltura para moverse entre cracks y la sensación de afrontar sin miedo toda clase de situaciones.

Todavía está por emerger lo mejor de Asensio. Sólo tiene 20 años. Es el más joven del equipo, un suplente en toda regla que, sin embargo, es un futbolista importante en el Real Madrid. Cuando juega Asensio, la hinchada del Real Madrid sabe que es un jugador competente, con un techo inexplorado. Aunque tiene maneras y características de delantero, cada vez se mueve más y mejor entre los centrocampistas. En el Real Madrid ha descubierto lo decisivo del esfuerzo defensivo, algo por lo que no destacaba en el Mallorca y en el Espanyol.

Asensio llegó al Real Madrid como un futbolista prometedor, uno de los mejores de su generación. Seis meses después ha mejorado los pronósticos. Sus dos excelentes actuaciones frente al Sevilla no son casualidad. Venía progresando durante toda la temporada, jugando bien cuando tocaba, sin hacer el menor ruido en las horas de banquillo.

Ahora todos los aficionados, y también sus compañeros, saben que Asensio está hecho a la medida del Real Madrid, un jugador todavía con la ubicación sin decidir, relevante por su maravillosa conducción –cuando arranca con espacio por delante, es imparable-, la serenidad en sus movimientos, la precisión de su zurda, el olfato de gol, la facilidad para moverse en casi todas la zonas del campo y el descaro que le permite jugar en el Madrid como si fuera fácil.

0 Comentarios

Normas Mostrar