El Granada y el modelo de este tiempo

El Madrid-Granada se juega a las 13:00. Más de un amigo madridista se me ha quejado de este horario, que avasalla el de la comida, pero estoy seguro de que todos ellos irán, de que el Bernabéu tendrá un entradón. El horario es malo para acudir al campo, pero bueno para China, el gigante dormido que se está despertando a todo, también al fútbol. Chino es el propietario del Granada, John Jiang, uno de tantos multimillonarios de allá cumplidores del deseo de su presidente, Xi Jinping, que quiere que su país se abrace al fútbol. Los granadinistas, que ya vienen de un propietario italiano, viven esta época con perplejidad.

Este es un modelo que cada vez veremos más. Clubes en manos de un propietario extraño, generalmente ligado, directamente o a través de un intermediaro de cabecera, a otros clubes. Jugadores que van y vienen, en un tráfico incesante. A clubes así les toca ser estación de tránsito o granja de engorde, donde los jugadores se prestigien. Este año hay en el Granada 18 nuevos. Algo parecido a lo de temporadas anteriores, bajo el dúo Pozzo-Pina. Sólo que ahora no lo lleva Pina, sino Sergi Vieta, mano derecha de Pere Guardiola (hermano de Pep) en Media Base Sport, agencia de jugadores en la que el propio John Jiang tiene muy alta participación.

El aficionado de toda la vida sufre con cosas así (parecido es lo que ocurre en el Valencia), pero cuando una ciudad pierde su club porque no sabe cómo pagarlo el destino es ese. De ahí que en Vigo estén tan moscas con la idea de que Mouriño venda el Celta también a un chino. Este Granada está hecho de jugadores que, en su mayoría, el año que viene no estarán, así que... El proyecto empezó con Paco Jémez y pronto le sustituyó Alcaraz. Modelos tan distintos indican la falta de convicción de quienes llevan esto. En fin, dueño chino, horario chino, esto es lo que hay. Pero es fútbol, nos gusta, así que hoy, todos al campo o si no a la tele.