presentado por
Competición
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
  • Serie A

Completamente absoluto

Los pleonasmos (reiteraciones de significado) que más abundan en el lenguaje deportivo tienen relación con el vocablo “absolutamente”. Este adverbio significa, como es sabido, “de manera absoluta”; y lo que se cumple en términos absolutos es lo que se realiza por entero, al completo, con una ejecución total. Por tanto, carece de sentido que “absolutamente” acompañe a lo que ya de por sí es absoluto.

El error más habitual en este aspecto consiste en escribir o pronunciar la expresión “el estadio está absolutamente repleto”, que comparte sinrazón con “completamente abarrotado” (a veces, también “totalmente hasta la bandera”).

El Diccionario define “abarrotar” como “llenar por completo un espacio de personas o cosas”. Y en “repleto” señala: “Muy lleno, o tan lleno que ya no puede contener nada más”. Y no solemos usar “está absolutamente muy lleno”…

Por tanto, sonarían chuscas expresiones como “un poco abarrotado” o “bastante repleto”, porque esos adjetivos sólo se pueden concebir en un grado máximo. Y del mismo modo, repele a la lógica y al genio del idioma que alguien nos cuente que el aforo del estadio estaba “absolutamente completo”, pues si se halla completo sólo puede ser absolutamente. Completamente completo.

La improvisación y la rapidez favorecen la comisión de errores, sí. Pero resulta menos aceptable que el pleonasmo se repita partido tras partido, y que incluso se escriba.

Un comentarista puede decir un día “el defensa no ha protestado absolutamente nada”, pero si lo usa cada dos por tres no estamos ante un fallo derivado de la repentización, sino ante un problema sobre los conceptos. Para describir lo que ha sucedido tras una tarjeta amarilla que ni el infractor discute, se transmite lo mismo con “el defensa no ha protestado”.

¿Por qué el sentido general de los hablantes rechaza los pleonasmos inútiles? Porque todas las palabras que pronunciamos se consideran relevantes (o pertinentes). Si alguien proclama “me gusta la morcilla de Burgos de arroz”, entenderemos que hay una morcilla de Burgos sin arroz (lo cual es falso). Se supone que “de arroz” figura en esa expresión porque su presencia añade información.

Y cuando alguien cuenta que “el equipo está absolutamente abatido tras perder 0-9”, deducimos que “abatido” puede tener grados: un poco abatido, algo abatido, bastante abatido, muy abatido… Sin embargo, ese adjetivo equivale a la falta (total) de ánimo. Eludir el uso exagerado de “absolutamente” evitará muchos de estos fallos. No se evitarán absolutamente, pero algo sí.