BARCELONA 4 - ESPANYOL 1

El uno por uno del Barcelona: Iniesta y Messi deluxe

El de Fuentealbilla y el argentino dejaron los detalles de lujo del partido. Suárez y Neymar, también sobresalientes, fueron una pesadilla para el Espanyol.

LALIGA

Luis Enrique sorprendió por la mañana con la ausencia en la lista de André Gomes y por la noche con un once en el que faltó de nuevo Ivan Rakitic y apareció Denis Suárez, que el día del Gladbach reivindicó la posibilidad de jugar junto a Iniesta en el equipo. Este fue el uno por uno del Barça ante el Espanyol. Al final, lo que dijeran Iniesta y Messi además del espectacular rendimiento de los otros dos integrantes del tridente.

Ter Stegen. No pudo hacer nada en el gol del Espanyol. Correcto con los pies y muy atento en una salida casi hasta el centro del campo.

Sergi Roberto. Voluntarioso. Subió mucho porque al Espanyol le faltó profundidad en la banda derecha. Le faltó algo de clarividencia. Correcto.

Piqué. Acompañó los movimientos más agresivos de Mascherano con calma. No se prodigó en ataque. No quiso protagonismo en el derbi. Estuvo de perfil bajo pero notable.

Mascherano. Sobresaliente en la anticipación. Una de ellas propició el gol del 1-0. Intenso, contagió a sus compañeros. Uno de sus mejores partidos esta temporada. Acabó de mediocentro, donde tiene más problemas.

Jordi Alba. Goleador con un disparo cruzado con la izquierda. Resulta imponente su capacidad de entenderse con Messi y localizarlo en la frontal cuando uno llega desde el extremo y otro desde la banda.

Sergio Busquets. Impecable su partido en términos de colocación. Aseguró bien el pase. Ha recuperado mucho tono físico y la presencia de Iniesta le hace crecer.

Denis Suárez. Le falta continuidad. En su trayectoria esta temporada y en los partidos. Combina algunos detalles con falta de lectura en otras. Bien.

Iniesta. Sencillamente espectacular. Le da color al juego del Barcelona. Asistente de lujo en el gol de Suárez, también empezó la jugada del segundo gol con un uno-dos espectacular que siguió Messi. Hizo lo que quiso. Es evidente que el Barça con él es otro.

Messi. Otra jugada de videoteca en el 2-0, otra arrancada culminada con el 3-0 de Jordi Alba. No culminó en la primera parte las dos acciones de gol claras que tuvo, una con la derecha y otra con la izquierda. El Camp Nou, entregado a él. Partido de fogonazos que culminó con el gol que lo cerró.

Luis Suárez. Goleador. Después de un inicio fallón, su control orientado y la definición del 1-0 son su mejor tarjeta de visita. Estuvo listo para aprovechar el rechace de Roberto, aún frío, para hacer el segundo gol. Y cerró su estadística con otra asistencia.

Neymar. Desequilibrante, hizo cosas para el equipo. Forzó una tarjeta, dio un pase de gol que Messi mandó fuera. Colección de regates y jugadas espectaculares. Eso sí, lleva varios partidos, hasta ocho, peleado con el gol. Se fue apesadumbrado al vestuario pese al resultado. Curioso.

Rafinha. Salió con ganas, queriéndole meter un ritmo al partido distinto al que llevaban los tres del tridente más Iniesta. Y esos son los que llevan el compás.

Umtiti. Salió un poco frío y tuvo alguna pérdida. Le costó encontrarse en un partido que ya estaba resuelto.