Atlético Nacional

Ibargüen: "Hay tensión por el viaje, estoy un poco nervioso"

El delantero confesó que la tragedia aérea de Chapecoense aún lo afecta de cara al viaje a Japón. Sueña con la hazaña de ganar el Mundial de Clubes: "Esta plantilla está para grandes cosas", dijo.

El delantero confesó que la tragedia aérea de Chapecoense aún lo afecta de cara al viaje a Japón. Sueña con la hazaña de ganar el Mundial de Clubes: "Esta plantilla está para grandes cosas", dijo.
Luisa González Colprensa

Nacional vs Santa Fe

Atlético Nacional emprende hoy su travesía para cumplir una cita con la historia y el fútbol de élite. Hay emoción en el corazón de Andrés Felipe Ibargüen por poder vivir a los 24 años la mejor experiencia de su vida, una fantasía reservada para los mejores.

“Esto es un sueño. Todos queríamos estar allá, en un Mundial de Clubes… donde están los mejores equipos. Es algo que motiva y que siempre va a quedar en el recuerdo. Ojalá podamos lograr esa hazaña y por qué no, poder ganarlo”, expresó el delantero.

Pero antes de empezar en Osaka esa lucha por trascender en la cita orbital y demostrar jerarquía como el campeón de Suramérica, Ibargüen confesó que no será fácil tomar un avión para emprender un viaje de más 20 horas rumbo al país del sol naciente, luego de vivir unos días difíciles por cuenta del accidente aéreo que dejó a Chapecoense sin 19 de sus jugadores y con tres milagros.

Hay un poco de tensión porque con el hecho lamentable que ocurrió uno se pone un poco nervioso. Pero con la bendición de Dios, esperamos viajar y llegar bien a Japón. Y lo mismo de regreso, para poder estar con todas nuestras familias”, comentó el vallecaucano.

Ibargüen cree que después de un 2016 inolvidable, los nacionalistas pueden cerrar con broche de oro con una conquista mundial, pues han logrado mantener el nivel, han sido los principales animadores de los torneos que disputaron y los jugadores llegan a tope a la competencia más importante en los últimos 27 años.

“Tenemos la certeza y la confianza de ir a hacer un buen torneo, de poder marcar historia y de traer ese título, que es lo que todos soñamos”, manifestó el atacante.

Sin embargo, esa credibilidad en el grupo no lo hacer ir a un ritmo acelerado y olvidarse de los rivales que tendrán al frente: “Hay que ir paso a paso. Va a ser más difícil, pero este equipo se ha venido consolidando y la plantilla está para grandes cosas”.

Hablar del Real Madrid aumentó sus expectativas y lo llenó de emotividad, pero logró recapitular para poner freno a ese anhelo, pues sabe que antes Nacional debe medirse con el ganador del duelo entre el Mamelodi Sundowns, de Sudáfrica, y el Kashima Antlers, de Japón, que hoy dejó en el camino al Auckland City, de Nueva Zelanda, en el inicio del Mundial de Clubes.

“Hay que hacer primero la tarea: pasar a la final. No podemos adelantarnos a los hechos sin dar ese gran paso”, reflexionó el atacante, uno de los 23 elegidos por Reinaldo Rueda para la primera cita mundialista de Nacional, que en 1989 enfrentó al Milan en la Copa Intercontinental.

“Es complicado ver a los otros rivales, pero sabemos que los africanos son aguerridos y los asiáticos son rápidos. Hay que tratar de no generar un partido de tanta fricción. Pero sí se da, nosotros también sabemos cómo manejarlo”, acotó.

Entretanto, la cautela con la que asume la competencia de clubes más importante del planeta no le impide pensar en un eventual encuentro con el cuadro merengue en la final porque a eso le apunta el conjunto verdolaga tras convertirse en el mejor equipo de América, con el título de la Libertadores y el subcampeonato de la Sudamericana.

“Hay que tener el balón. Así Nacional ha demostrado durante todo el año que se hace fuerte. Si lo tenemos, podemos hacerles daño. Real Madrid es un rival muy difícil, pero si tenemos una buena noche podemos pelear”, enunció el delantero.

A título personal, el 11 verde está satisfecho con lo exhibido en sus últimas presentaciones. Logró ponerse a tono con sus compañeros, después de las críticas y la exigencia de un entrenador que sabe que Ibargüen tiene más por entregar.

“Vengo jugando mejor y aportando mi granito de arena, eso era lo que me estaba pidiendo el profe. Siempre tuve la tranquilidad y confianza en que iba a llegar al Mundial en óptimas condiciones”, afirmó el vallecaucano, que por un golpe viene siendo tratado de un tobillo.

Ibargüen, que siente que el apoyo de los brasileños “será un aliciente para hacer las cosas bien en Japón”, tiene claro que el 2016 de Nacional le está entregando la posibilidad de extender toda la gloria acumulada y equipar a ese Boca Juniors que en el 2000 se dio el lujo de vencer al Real Madrid de Roberto Carlos, Figo y Raúl.

“Hemos hecho un excelente año y esperamos redondearlo en el Mundial de Clubes”, finalizó jugador diferente que se lleva Nacional hoy para Japón, donde debutará el 14 de diciembre.