Temas del día Más temas

REAL MADRID

James ya es suplente de suplentes en el Real Madrid

Su situación preocupa porque en marzo iniciará la etapa más complicada de la Eliminatoria y su falta de ritmo es evidente. Necesita un nuevo club en el que recupere la confianza.

James en el banquillo del Madrid
FELIPE SEVILLANO DIARIO AS

Parece uno más en la lista de cracks que el Madrid ha devorado en los últimos años. Özil, Kaká, Owen, Cassano, Robben, Sneijder... James. El goleador del Mundial es ahora suplente de los suplentes y de canteranos con más ganas que experiencia. Zidane nunca ha confiado en él, pero tampoco se ha animado a revelar públicamente qué le desilusiona del colombiano. Códigos, lo llaman. Entre tanto, desde este lado del mundo hemos sido espectadores de cómo un jugador con carácter y talento comprobados (desde Envigado hasta Mónaco pasando por Oporto y Banfield) se apaga delante de las cámaras en una especie de reality en el que la ilusión de verlo y darle la vuelta al final a la historia también se desvanece.

El técnico no ve a James en sus sistemas habituales: 4-4-2 o 4-3-3 (con la BBC al 100%). La disputa la ganó durante los primeros meses Casemiro con su promesa de equilibrio defensivo, luego lo hizo su competidor natural Isco y ahora le ganan la partida esos canteranos que revolucionan partidos. Ahora James se desespera. Prueba de ello es la imagen que mostró Jugones de él, en la que no se levantaba cuando todos a su alrededor lo hacían en el banquillo para protestar la agresión a Kovacic. El 2016 ha sido un año con escasísimos highlights para James. Sólo fue titular en 17 partidos y de esos en sólo siete estuvo los 90 minutos en el campo (uno de Champions, uno de Copa y cinco de Liga).

Más allá de lo que representa James en la cultura popular de un país como Colombia en donde se le exige más a los futbolistas que a los políticos, su situación preocupa porque la clasificación a Rusia 2018 empieza a complicarse y su falta de ritmo es evidente también en la Selección. Necesita encontrar un equipo en el que pueda jugar para volver a afilar el criterio y el timing en la cancha. Por supuesto, habrá que ver si hace méritos para ser titular a donde vaya, si tiene capacidad de decidir sobre su futuro y fundamentalmente, si le interesa hacer una carrera más allá de la comodidad (o incomodidad) del Madrid. Según La Gazzetta dello Sport ya le dijo “no” al Inter en verano. Lo cierto es que tendrá que pelear con más ganas de las que ha demostrado.