Temas del día

Qué desorden

Se puede jugar mal, sin orden, sin plan eficaz para llegar al arco rival. Y de pronto ganar con un solitario gol. Pero ocurre muy de vez en cuando. El técnico Pékerman, se supone conoce a plenitud el plantel del cual dispone y así sea por pocos días, tener reunido al grupo y observarlo y elegir a los más aptos para un partido.

Pero, con respeto, creo se equivocó, por el diseño que mostró desde el primer tiempo. Nadie de sus más cercanos seguidores, contaba con Orlando Berrio para ser inicialista. En gracia de discusión se miró de reojo su ingreso. Era probable que la sociedad con Borja en Nacional, fuese trasplantada con sus beneficios ofensivos a la Selección. No hubo tal. Berrío, sin velocidad, menos desborde por su sector fue un "invitado" de piedra, mientras Borja se apuntó con un remate al rincón izquierdo de Bravo, bien salvado por el arquero.

Curiosamente, Borja dejó su puesto a Falcao, quien tampoco pudo acomodarse al esquema de juego, ni recibir una habilitación clara de sus volantes.

Ahora en la zona de gestación o creación, solo cuando entró Macnelly en algo mejoró el funcionamiento. Porque Cardona, sin chispa, ni reacción y el mismo James, nunca se apersonaron de su papel y la influencia en el juego, resultó nula.

Así el panorama, Colombia, se estrelló una y otra vez, ante el grupo bien ordenado de los chilenos, quienes dejaron a Vargas en excursiones solitarias, sin obligación visible de anotar.
El empate, lo reconfortó, lo trabajaron con ahínco y aplicación.

Volviendo la Selección Colombia, se apreció desorden, intentando ingresar por la zona más congestionada y difícil. Farid Díaz, pobre en el apoyo y Arias por su sector, fue tal vez el más incisivo, sin claridad para derivar en un buen centro.

La pareja de centrales trabajo sin mucha presión, prueba de ello, que Ospina no padeció angustia ni susto. Pero la zona de James-Cardona, muy pobre en juego. Sigo creyendo que Pekerman sin lucidez, armó un equipo que no encuentra la forma de aprovechar a los goleadores, que lo son en sus equipos, pero se pierden en la Selección.

Es de suponer que ante Argentina, habrá cambios en la zona defensiva, obligados por la salida de Oscar Murillo y la lesión de Mina. Pero si quiere ir a pelear por el empate, lo más lógico ante Argentina en su campo, requiere " despertar" al grupo de volantes de creación o reforzar la zona de Sánchez y Aguilar con Torres y recurrir a Cuadrado para descubrir un diseño de juego más ordenado. Porque lo visto en este 0-0 con Chile, imperó el desorden.