F1 | GP DE BRASIL

McLaren Honda sufrirá para alcanzar la Q3 en Brasil

"Es inevitable que algunos circuitos se adapten mejor a nuestros paquetes que otros", dice Boullier. Hasegawa: "La pista exige mucho al equilibrio del coche".

El McLaren de Fernando Alonso en el GP de México y Jenson Button al fondo de la imagen.
Mark Thompson

McLaren Honda también juega en Brasil como local. Las huellas de Senna son imborrables y su idilio con la escudería británica y el motorista japonés pervive en las gradas de Interlagos. Una pista grata para los de Woking, allí consiguieron con Button su última victoria en 2012, pero que no será amable con el MP4-31 de Alonso y Jenson. La naturaleza del circuito, revirado, con ángulos muy diferentes en sus curvas, bacheado y con cambios constantes de altitud exigirá más al chasis de McLaren, un coche que aún tiene muy diferentes prestaciones en función de cada pista.

"En las últimas carreras hemos visto que nuestro rendimiento ha fluctuado por una variedad de características específicas en los circuitos. Trabajamos duro para disipar esas diferencias en cada pista, pero es inevitable que algunos circuitos se adapten mejor a las fortalezas de nuestro paquetes que otros", explica el jefe de McLaren, Eric Boullier, en declaraciones facilitadas por la escudería. Y parece evidente que las peculiaridades del circuito brasileño benefician a un chasis que ha sufrido en Silverstone o Suzuka y entrar a la Q3 volverá a ser un objetivo difícil, tratando de superar a algún Force India o Williams.

Una teoría, la de la exigencia, que también sostiene el responsable de Honda F1, Yusuke Hasegawa: "Las curvas que fluyen y los cambios consecutivos de elevación dan lugar a un escenario muy bonito, pero estos giros exigen mucho al equilibrio del coche". Además, es probable que Honda reserve la evolución de su unidad de potencia estrenada en Malasia y utilizada en Austin para el GP de Abu Dhabi, aquel para el que tienen puestas casi todas sus esperanzas.

Aunque Hasegawa quiere que sus motores cumplan en Sao Paulo, o al menos hagan olvidar la imagen de Brasil 2015 con Alonso tomando el sol en la clasificación del gran premio por una avería en la Q1: "El año pasado hicimos más ruido en la clasificación con Fernando en las redes sociales que en el trazado. Este año, sabemos que podemos mostrar nuestro progreso".