Cristiano no entiende de crisis

Yo quiero crisis como las de Cristiano. No sé cuantas son las veces en estas últimas tres o cuatro temporadas que, en cuanto ha estado dos semanas sin marcar, algunos se han atrevido a dudar de él o incluso adivinar un posible declive del portugués. Cristiano resuelve sus supuestas “crisis” como siempre, con un puñado los goles. Los ha metido, los mete y los meterá. Tiene un don innato para ello. Exceptuando los primeros partidos cuando regresó de la lesión en los que se le notaba falto de ritmo, después sólo era cuestión de acierto, ya que seguía generando y disfrutando de ocasiones de gol, otra de sus máximas virtudes.

Nos empezaremos a preocupar cuando veamos a Cristiano durante algunos partidos consecutivos sin generar o estar en situaciones contra los porteros rivales. El hat-trick de ayer le viene fenomenal para aplacar su sed goleadora y coger su confianza habitual.