Caracol Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ALAVÉS - REAL MADRID

Real Madrid tendría a James ante el Alavés de Daniel Torres

Zaga de cinco y la grada llena. El Madrid: 20 goles en cuatro partidos (16:15, beIN Sports LaLiga). La última imagen del Madrid en Vitoria, la cucaracha de Ronaldo.

Actualizado a

Alavés-Real Madrid en directo

Ampliar

La primera visita del Madrid a Vitoria acabó en derrota (2-0, en 1931, con doblete de Albéniz a Zamora). La última acabó con triunfo blanco (0-3), orillado por aquella celebración de la cucaracha tan infelizmente escenificada por Ronaldo, Roberto Carlos y Baptista. “Son unos payasos”, dijo entonces Piterman, presidente del club alavés y personaje que merece tanto olvido como la imagen de los tres brasileños. Eso sucedió hace once años y Vitoria tiene ganas de volver a ver al Madrid. Apenas quedan entradas pese a que es Día del Club y los abonados, que son más que nunca (15.378), pagan entre 20 y 60 euros. Los precios gustaron tan poco como el ninguneo al ascenso en la Gala de la Liga.

Ausencias. El Alavés recibirá al mejor Madrid del curso, pese a las ausencias de Carvajal, Ramos, Casemiro y Modric. El equipo de Zidane, fuera del barrizal de empates, ha metido 20 goles en los últimos cuatro partidos y ha disimulado el momento valle de la BBC con una gran labor coral. Han marcado ya 18 jugadores de campo de la plantilla. Sólo están en blanco Coentrao, Casemiro y Kovacic.

Vuelven los tres tenores, Marcelo, cuya ausencia guarda estrechísima relación con la depresión del Madrid, Varane y Keylor Navas. Y pinta que saldrán Isco y Kovacic, que jugaron menos en León. La sensación es que sobrará munición en el banquillo. El Alavés, que sólo conserva ocho jugadores del ascenso, tiene como máximo accionista a Querejeta, presidente del Baskonia, por lo que cabría entender que el fútbol es aquí una sección del club de baloncesto. El mundo al revés. No le ha dado continuidad al campanazo de ganar en el Camp Nou, pero tampoco ha perdido en casa. Le falta Llorente, víctima de la cláusula del miedo (pánico viéndole jugar) y Pellegrino persigue una protección alta con una zaga de cinco, como en Barcelona.

El técnico argentino ha tenido que recordar en el vestuario la condición obrera del equipo, que cayó en la autocomplacencia tras un gran comienzo de temporada. Seguro que también habló de los ocho partidos consecutivos en los que el Madrid ha encajado goles.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?