presentado por
Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

CICLISMO

El 2016 de Alberto Contador: un año de luces y sombras

El ciclista pinteño ha alternado esta temporada grandes éxitos y exhibiciones en París-Niza, País Vasco y Formigal, con algunas decepciones como el abandono en el Tour de Francia.

El 2016 de Alberto Contador: un año de luces y sombras
Twitter @albertocontador

La temporada 2016 de Alberto Contador se puede definir como una montaña rusa. En estos 10 meses de competición, el ciclista de Pinto ha alternado grandes éxitos y exhibiciones deportivas con algunas decepciones, como el abandono en el Tour de Francia, su 'niña bonita'. Ha visto como su jefe, Oleg Tinkov, primero le animaba y luego era el más crítico con él. Y a final de la campaña ciclista, Contador ha dado el paso de firmar por el Trek-Segafredo para seguir peleando por el sueño del Tour. Esta ha sido la temporada ciclista 2016 de Alberto Contador.

El pinteño inició su temporada 2016 en la Vuelta al Algarve. Allí logró su primera victoria del año en la última etapa con la ascensión final a Malhao y terminó tercero en la general de la prueba, a 26 segundos de Geraint Thomas. En suelo portugués, el pinteño confirmó a AS que aún se veía sobre la bicicleta pese a que dejó caer la opción de retirarse. La siguiente prueba de Contador en el calendario fue una carrera UCI World Tour, la París-Niza. Pese a la suspensión de la etapa de Mont Brouilly por la nieve, el pinteño supo readaptarse a la situación y finalizó tercero en la etapa de La Madone d´Utelle y dio toda una exhibición en la última etapa camino de Niza, pero Tim Wellens impidió que se llevase la etapa y Geraint Thomas se llevaría la general por tan solo 4 segundos.

En su primera gran batalla con rivales para el Tour como Chris Froome, Nairo Quintana o Fabio Aru, la Volta a Catalunya, Contador superó la prueba con nota. En la subida a La Molina, el pinteño finalizó segundo, dejando atrás a Froome, Nairo y Aru, y sólo a dos segundos de Dan Martin. Aunque en la etapa reina, en la subida a Port Ainé, fue superado por Nairo Quintana, a la postre ganador de la prueba por tan solo 7 segundos. La Vuelta al País Vasco posiblemente sea la mayor alegría de Contador en este 2016. Terminó entre los 10 primeros en cuatro de las seis etapas y se impuso en la crono final de Eibar, lo que le permitió lograr la txapela de campeón. A la conclusión de la prueba, Contador anunció que seguiría en el ciclismo la próxima temporada, y acalló los rumores de una posible retirada.

Tras realizar varias pruebas para ponerse a punto, como en su marcha cicloturista celebrada en Cuenca, donde volvió a especular con su futuro para 2017, Contador regresó a lo grande en el Criterium del Dauphiné, con una victoria en el prólogo de Les Gets. Sin embargo, el pinteño cedió en las etapas de montaña ante Chris Froome y Richie Porte, y finalizó quinto en la general, pese a sus intentos de pelea por la general.

Después, llegó el gran test para Contador: el Tour de Francia. Y toda la preparación estuvo cerca de irse al traste en la primera etapa de la prueba con una dura caída y en la segunda etapa con otro percance y donde acabó cediendo casi minuto en Cherburgo. Después de ceder medio minuto en Le Lioran (con polémica porque Kreuziger no le esperó) y después de dejarse 1:41 con Froome en la etapa de Bagneres de Luchon, Contador lo intentó subiendo la Bonaigua camino de Arcalis, pero en el Port del Cantó, el pinteño se vio obligado a abandonar a causa de una fiebre.

Tras anunciar que renunciaría a los Juegos Olímpicos por las heridas de las caídas en el Tour, Contador regresó en la Clásica de San Sebastián, aunque se le volvió a ver a su máximo nivel en la Vuelta a Burgos, donde se impuso en la general tras finalizar segundo en la decisiva subida a las Lagunas de Neila.

Después de no haber cumplido su objetivo en el Tour de Francia, Contador se marcó otro reto para cerrar el año: la Vuelta a España. El pinteño lo pasó mal en las primeras etapas, dejándose 52 segundos en la crono por equipos de Orense y también cedió varios segundos en la subida a Ézaro. El ciclista del Tinkoff supo resistir en La Camperona pese a sufrir una caída el día anterior, aunque en los Lagos de Covadonga cedió un minuto con Nairo Quintana. El pinteño, fiel a su estilo de dar espectáculo, intentó saltar en El Vivero en la etapa de Bilbao y, después de ceder otros pocos segundos en el Aubisque, rompió la carrera en la etapa de Formigal con un ataque en los primeros kilómetros que dejó fuera de combate al Sky. El pinteño hizo un último intento en Aitana, aunque no logró colarse en el podio de Madrid entre los tres mejores, pero sí lo hizo como el ciclista más combativo.

A la conclusión de la Vuelta, Contador hizo oficial su fichaje por el Trek-Segafredo. Este hecho le valieron las críticas del patrón de su equipo, el ruso Oleg Tinkov, y de compañeros como Sergio Paulinho. Pese a ello, Contador ignoró esas dudas y se centró en su última carrera con el maillot del Tinkoff, el Tour de Abu Dhabi, donde finalizó quinto en la etapa reina y en la general de la prueba tras la subida a Jebel Hafeet.