POSIBLE EXPANSIÓN EN LA NBA

Los Sonics, ¿el rival más duro de los Bulls de Michael Jordan?

La NBA estudia una posible expansión que permitiría recuperar a los míticos SuperSonics de Seattle. Recordamos las históricas Finales del 96.

0
Los Sonics, ¿el rival más duro de los Bulls de Michael Jordan?

En 1967 llegaron a la NBA dos equipos: San Diego Rockets, que en cuatro años se iría a Houston, y Seattle Supersonics, que tomó su nombre del Supersonic Transport, un avión revolucionario en el que unas 300 personas habrían viajado a la velocidad Mach 3 que alcanzan los cazas (tres veces la del sonido). Este proyecto de Boeing que jamás vio la luz se cocinó en Seattle y dio nombre al equipo de baloncesto, entonces el primero para el deporte profesional de una ciudad que vivía sacudida, en el pico noroeste del país, por esa revolución en un solo hombre que fue Jimy Hendrix.

Los Sonics ganaron el anillo en 1979 (con Jack Sikma, Fred Brown y MVP para Dennis Johnson, al que solo se suele asociar a sus años en los legendarios Celtics de Larry Bird) y jugaron la histórica final de 1996, todavía la que ha reunido el mayor número de victorias en fase regular de sus contendientes: 136, 64 de los Sonics y 72 de los Bulls, en la mejor temporada de siempre (72-10) hasta que los Warriors de Stephen Curry ganaron 73.

Es debate recurrente cuál fue el rival más duro en los seis anillos de los Bulls de Michael Jordan, Scottie Pippen y Phil Jackson. Algunos se quedan, por puro simbolismo (el relevo generacional), con el primero ante los Lakers de Magic Johnson. Otros con los dos últimos ante los rocosos Jazz de Karl Malone y John Stockton, e incluso hay quienes reivindican a aquellos Suns de 1993 propulsados por Charles Barkley. Pero no pocos recuerdan la crisis que atravesó el equipo del 72-10, casi invencible, para cerrar el campeonato ante unos los orgullosos Sonics que entrenaba George Karl, que cuatro años antes dirigía al Real Madrid, y que lideraban el bestial ala-pívot Shawn Kemp y el maravilloso base Gary Payton, que regaló un antológico trabajo defensivo sobre Michael Jordan. Los Bulls, en un tremendo atasco anotador, pasaron del 3-0 (y 14-1 total en playoffs) a un 3-2 que pudieron corregir en el sexto partido, de vuelta en Chicago.