El plan de Garitano necesita gol

El Depor llega al Camp Nou fresco después del parón por compromisos internacionales, más o menos tranquilo tras vencer al Sporting y encomendado a un minucioso plan diseñado por Garitano. Se basará en la solidez, la mejor virtud del equipo. El trivote será el pilar defensivo, con muchos momentos de repliegue y algunos de presión sobre Ter Stegen en busca de otro patinazo estilo Balaídos. Como hizo Víctor en su día, la idea es poblar la media e invitar al Barça a entrar por banda, donde muerde menos. El orden está casi garantizado, aunque eso con Messi, Neymar y compañía muchas veces no basta. Por ello, para que el plan de Gaizka sea efectivo debe funcionar también la fase ofensiva, el gol. Las vías para lograrlo pasan por la estrategia e intentar pillar las espaldas a la defensa.

Pero más allá de diseños sobre pizarra, el Depor debe repetir lo que hizo en el Vicente Calderón: llegar vivo al tramo final del choque, incluso con diez durante todo un tiempo. Si lo logra, la siguiente bala en la recámara se llama Ryan Babel, un holandés errante empeñado en volver a la élite que ya ha dejado su primer golazo en LaLiga. Lo cierto es que el Camp Nou le trae buenos recuerdos al Deportivo. Hace dos campañas, los blanquiazules empataban (2-2) en la última jornada para salvarse de forma milagrosa con goles de Lucas Pérez y Salomão. La pasada temporada, de nuevo 2-2, esta vez con un doblete ‘koruño’ firmado por Lucas y Álex Bergantiños. Repetir por tercer año consecutivo parece bastante complejo y, para lograrlo, la historia reciente es clara: el gol es imprescindible en el Camp Nou.