presentado por
Competición
  • Champions League

McLaren Honda, la paciencia se agota

Pasan las carreras y McLaren no despierta. Y no tiene pinta de que lo vaya a hacer en lo que queda de Mundial. No hay plan B, o C, o el que toque, y los tokens que les quedan por gastar a los japoneses de Honda (dos, es decir, calderilla) no invitan al optimismo. Nuestra paciencia con McLaren Honda hace ya tiempo que se fue de vacaciones. Arrancamos el Mundial con la sonrisa de Yasuhisa Arai, por aquel entonces máximo responsable de Honda en los grandes premios. "Honda está lista para cumplir con las expectativas", afirmaba en febrero, en puertas del Mundial. "Honda tendrá el mejor motor", confesaba ya en mayo su sustituto, Yusuke Hasegawa, en este mismo diario.

Ni Alonso ni Button

McLaren Honda nos había prometido un GP de Japón de altura, motor nuevo en el coche de Alonso, propósito de enmienda tras el sonrojo de 2015 con aquella frase del asturiano por radio ("me pasan en las rectas como si fuera un GP2, es vergonzoso"), pero el fin de semana ha sido un fiasco. Alonso y Button quedaron 15º y 17º en calificación y ya en carrera, confirmaron los malos augurios con un 16º y 18º que supone el peor resultado de la temporada. El año pasado, por estas mismas fechas, Flavio Briatore decía: "Mientras McLaren pague, Alonso tendrá paciencia". Me da que por ahí no van los tiros. Fernando y su amor propio van mucho más allá que eso, que a sus ingresos en la cuenta corriente, es doble campeón del mundo y un competidor nato desde el desayuno hasta la cena. Las ganas, eso es lo que se agota. Las nuestras están en números rojos. Las de Fernando…