Zero Negative Energy

Marcelo, el lateral que dedica cada gol y triunfo a su abuelo

El defensa del Real Madrid y de la selección brasileña tiene un ritual especial en los campos de juego. Su mente y cuerpo giran en torno a un gran amor.

Marcelo jugador del Real Madrid y uno de los mejores laterales del mundo

"Cuando jugaba mal él me decía que había sido mi mejor partido, siempre estuvo a mi lado desde niño, es mi fuerza", son las palabras de Marcelo sobre Pedro Vieira da Silva Filho, su abuelo y máxima inspiración en el día a día.

Marcelo, un hombre que fue fichado por el Real Madrid a los 18 años de edad, nunca tuvo un camino fácil para triunfar y ser considerado hoy en día como el mejor lateral izquierdo del mundo. Cuando sus padres no podían pagarle los gastos de joven para asistir a los entrenamientos del Fluminense, aparecía su abuelo, sacando dinero de donde no había para ayudarle a alcanzar el sueño: ser futbolista profesional.

Desde esos tiempos Marcelo aprendió a ser agradecido, y por eso cuando consiguió un nombre en el deporte no se olvidó de ese amor paternal. La fama, el dinero, el mágico mundo del Madrid y vestir la camiseta de Brasil no lo cegaron; siempre llevó a su abuelo en cada celebración o en cada ritual antes de la competencia, ya fuera mirando al cielo o besando su tatuaje de 'Pedro' del brazo derecho.

Todos sus triunfos fueron a base de concentración, disciplina y fuerza mental; en todos siempre estuvo presente su gran amor. Cada Champions League, Liga de España, Mundial de Clubes, Supercopa o Copa Confederaciones levantadas son en parte gracias a Pedro, el hombre culpable de que esta generación pueda disfrutar del mejor lateral del mundo, o del sustituto y doble de Roberto Carlos, como muchos lo llaman.

La mala noticia para Marcelo llegó un día después de alcanzar las semifinales con Brasil del Mundial 2014. Un tumor en la médula ósea venció al abuelo... Marcelo se sobrepuso a la adversidad como años atrás y escogió el camino de seguir luchando, de hacerlo en memoria de Pedro Vieira da Silva Filho.