FÓRMULA 1 | GP DE JAPÓN

"Siempre que vamos a Japón nos acordamos del golpe de Bianchi"

A Sergio Pérez, como a la mayoría de los pilotos de la parrilla, le encanta viajar a Suzuka, pero el mal recuerdo de Jules es imborrable.

"Siempre que vamos a Japón nos acordamos del golpe de Bianchi"

"El viaje a Japón es siempre muy divertido y todos los años intento visitar Tokio unos días antes de la carrera. Es una de las ciudades más grandes del mundo y me encanta explorarla: la cultura japonesa es muy interesante y me gusta mucho su comida, me lo paso bien allí". El que habla así de bien del lugar del gran premio de este fin de semana es Sergio Pérez, pero podría ser cualquier otro piloto de la parrilla. Les encanta Japón y correr en Suzuka, pero hay algo que les impide disfrutar al cien por cien.

Desde hace dos años su desafiante y agradable trazado es un mal recuerdo, uno horrible. Allí, en su curva 7, fue donde Jules Bianchi sufrió el terrible accidente que le costó la vida. Y cada vez que viajan al Imperio del Sol Naciente, cada vez que pasan por esa maldita curva, se acuerdan de él. Es imposible no hacerlo. "Sin duda, es uno de los fines de semana que más me gustan del calendario, pero por desgracia, cada vez que vamos allí nos acordamos del trágico accidente de Jules", declara con pesar el mexicano.

Sí, dos años han pasado de aquello y casi uno y medio desde su fallecimiento, pero la ausencia del francés duele como desde el primer día. Aunque el pobre rendimiento de su Marussia le hacia pasar desapercibido a ojos del espectador más mediático, Jules era uno de los chicos más queridos de la parrilla, y las muestras de cariño hacia él se siguen sucediendo de forma habitual. El último en recordarle fue Ricciardo desde lo alto del podio de Sepang. Llevaba todo este tiempo esperando una victoria para dedicársela.

Es un trago complicado para todos cada vez que vuelven allí, pero la pasión con la que les reciben los siempre fieles fans nipones les levanta el ánimo. "Los aficionados son brillantes, hay muy pocos en el mundo que puedan igualar su entusiasmo. Algunos son muy fieles: hay un fan japonés que siempre me espera cuando dejo la pista o el hotel, y siempre me aseguro de que me paro para hacerme una foto con él", cuenta Checo en el comunicado de Force India. Japón fiel a la F1 como la F1 a Jules. Siempre.