P. P. San Martín

Kroos y el agujero negro

Las alarmas están encendidas en el Madrid con cinco goles en contra en los últimos tres partidos. Sin Casemiro, un agujero negro condena a los de Zidane en defensa. Tienen que espabilar los centrales y los volantes. Kroos, en especial, necesita tensar su disciplina zonal para evitar calamidades mayores en los resultados. El alemán muestra un gran aplomo con el balón, ofreciéndose e impulsando la salida de juego con inteligencia. Su nivel no se discute. Lo que se le pide es que cuide la espalda y lidere con genio esta misión con el resto de sus compañeros.

Llega el Eibar al Bernabéu con este runrún de fondo sobre la fragilidad madridista. Y con un Keylor bajo sospecha por lo de Dortmund. La afición necesita una prueba de vida que confirme la entereza de su equipo. No se admiten más concesiones defensivas que afeen el liderato, o que lo pongan en peligro en esta jornada con los tres de arriba. Ha dicho Zidane que sus jugadores están dando el ciento por ciento. No hay pega sobre el generoso esfuerzo de su equipo, el problema es que andan en el filo de la navaja del marcador. Culpa tendrán todos, jugadores y técnico. Toca dar un golpe de autoridad en el Bernabéu.