Cristiano no defrauda nunca

Les voy a contar una anécdota. En 2006 Cannavaro ganó el Mundial de Alemania con Italia y fue galardonado con el Balón de Oro. El Madrid le fichó y ese año ni él mismo se reconocía en el terreno de juego. “Premios, viajes, el Mundial… todo te vuelve loco, no te centras”, te decía y se decía a si mismo. Fabio es de los que se cuidaba a tope, vivía por y para el fútbol. Prefería estar en Valdebebas que viajando y recogiendo premios.

Y les relataba esto porque Cristiano, además de crack, es persona. Como Cannavaro. Pero pase lo que pase, gane o pierda, se lesione o consiga tropecientos premios, siempre le exigimos un sobresaliente. Lo damos por hecho. Él también. Nada le distrae, lo aguanta todo. Es el primero en enfadarse si no consigue goles o si el Madrid no gana. Nunca puede despistarse o estar por debajo de su nivel. Es verdad que no ha empezado tan fuerte esta temporada, pero recuerdo aquí que comenzó a entrenarse el 10 de agosto y que venía de un esguince de rodilla. Paciencia. En Dortmund ya vimos a La Máquina bien engrasada y esto no ha hecho más que empezar. Cristiano nunca defrauda y esta temporada tampoco lo hará. Ni el Balón de Oro (lo ganará), ni la Champions ni la Eurocopa pueden distraerle…