Ramos da la cara

Sergio Ramos es de esos jugadores que nunca se esconde, que cuando las cosas se ponen complicadas siempre da un paso al frente, de esos que quedarán para la historia. Ayer cometió un penalti, una mano de esas que se pueden evitar, colocando tus brazos detrás de tu cuerpo a la hora de tapar un disparo rival. Pero Sergio siempre se rehace. Recién comenzaba la segunda mitad consiguió el empate gracias a un cabezazo espectacular a la salida de un córner. Musacchio le perdió la vista durante un segundo y el balón ya estaba en la red... Y es que Ramos es muy poderoso cuando llega en carrera, si le das un metro es casi imparable, de los defensas que más facilidad tienen para perforar la portería rival.

Tras el descanso todo el equipo sacó la casta y el fútbol necesario para remontar, por momentos asediando la portería del Villarreal, pero Asenjo y la falta de acierto impidieron que los tres puntos se quedaran en casa.