P. P. San Martín

La feliz integración de Morata

El Real Madrid suma doce goles en cuatro partidos, sólo uno menos que el Barça. La maquinaria blanca es una trituradora, a su estilo, con sobriedad, como un martillo que da golpes secos cuando resulta preciso. Hoy vuelven Cristiano y Bale, lo que echa más gasolina en el turbo de ataque y modifica el dibujo de Zidane respecto al de Cornellà. Habrá más velocidad, más imprevisión en las acciones, nuevos recursos para batir a Asenjo. Las dos reapariciones estelares se suman al florecimiento de James, toda una amenaza para el Villarreal.

La buena noticia para el Madrid es que Morata ha mezclado bien con la BBC. Con cualquiera de los tres el canterano es capaz de amoldarse y sumar. Es un horizonte abierto para Zidane, porque tiene rendimiento asegurado en Benzema o en Morata, cada cual a su manera. Morata ha entrado en la maquinaria goleadora con buen talante, aceptando su papel, sin pisar donde no debe. Desde su humildad se va ganando la confianza de sus compañeros, de su entrenador y del madridismo. Hoy los focos apuntarán a la BBC, pero en la trituradora blanca hay más recursos que se lo pondrá difícil al Villarreal. Doce goles lo acreditan.