ATLÉTICO DE MADRID

El Atlético sale reforzado de Eindhoven por cinco razones

Se enterró la final de Milán, los nuevos dejaron buenas sensaciones, jugadores como Oblak y Giménez se reivindicaron y se recuperó la autoridad para lo que viene...

El Atlético sale reforzado de Eindhoven por cinco razones
Dean Mouhtaropoulos Getty Images

1. Naturalidad del equipo en el juego, enterrada la final de Milán.

El Atlético miró adelante desde el primer minuto y cuajó los 90 minutos más completos de la temporada en un campo donde nadie ganó la temporada pasada, en él jugaron el Manchester United el Wolfburgo, el CSKA de Moscú y el propio Atlético. Además, el equipo colchonero se convierte, junto al Barcelona, en los dos únicos equipos españoles que han ganado en el Philips Stadium. El Barcelona lo hizo en la temporada 95-96 (2-3).

2. Oblak se resarció.

El esloveno volvió a ser vital y apareció para detener un penalti en un momento clave ante un jugador con un golpeo letal como Guardado. La final de Milán sembró las dudas sobre su capacidad en las penas máximas, pero no es menos cierto que días antes le detuvo uno trascendental a Müller, cuando el Bayern podía haberse puesto en ventaja en la eliminatoria. Ayer todo hubiera cambiado si el PSV hubiera igualado antes del descanso.

3. Cumplió Giménez, que debe digerir su nuevo rol.

La temporada pasada partía como titular y al final de la misma se observó que Savic le tomaba ventaja. Este verano tuvo ofertas, pero siguió en el Atlético. Simeone le presentó el incentivo del Philips Stadium, la Champions, y el uruguayo no falló. No cometió penalti sobre Narsingh y tuvo intervenciones decisivas sobre uno de los jugadores más rápidos de la competición. Giménez lideró el partido en despejes (9) y en entradas al rival (7). Otra vez no se vuelve a notar la diferencia entre los teóricos titulares y los suplentes.

4. Los nuevos van entrando y dejan buenas sensaciones.

Gameiro tuvo situaciones para marcar y no acertó, pero fue una pieza clave en el juego de ataque del Atlético. Se asoció bien con Griezmann y los volantes, generó peligro y con su dinamismo ayudó a crear espacios. El gol en jugada se resiste, sí, pero conecta con sus compañeros. Gaitán jugaba su primer partido como titular y fue dejando cosas. Toques sutiles, pases entre líneas, inteligente a la hora de moverse… Se entendió bien con Juanfran y Koke. Al primero le dio 6 pases y al segundo, 5. Y los suyos no suelen ser pases horizontales o de seguridad, lo hace en zonas de campo contrario donde hace falta un toque preciso para romper líneas.

5. Autoridad recuperada.

Los empates ante el Alavés y el Leganés podían dejar dudas, pero el Atlético se ha repuesto en dos campos de entidad. Simeone lo advertía ayer en sala de prensa: “Este partido nos va a dar energía positiva”. Sabe que un triunfo estimula, pero uno en la Champions es un empujón colosal por el ambiente que se genera. En Vigo echó mano de la vieja guardia para superar un momento de crisis, mientras que ayer fue metiendo a nuevos y le dio un gran resultado.