Vuelta: retrocedemos 20 años

Chaves le quitó el podio a Contador, y eso fue el hecho más relevante de la etapa destinada a fijar las posiciones de la Vuelta. Ni Froome pudo desbancar a Quintana, ni Valverde acceder a la décima plaza para convertirse en el tercer ciclista de la historia en completar el desafío Geminiani (acabar las tres grandes el mismo año entre los diez primeros). Así que la carrera quedó vista para sentencia; si los tres primeros de la general no sufren un infortunio en absoluto deseado durante la etapa de hoy, el ciclismo español habrá retrocedido veinte años a efectos de estadística, pues hará veinte años que en el podio no va a haber ningún español. La última vez fue cuando Indurain se retiró en la etapa de los Lagos. Era 1996.

Y encima, sólo hemos ganado una etapa. La de David de la Cruz en el alto del Naranco tras una escapada consentida. También desde 1996 no ganábamos tan pocas etapas. La media de victorias en este periodo era de seis, con un máximo de once en 2004 y un mínimo de tres en 2013. ¿Qué nos pasa? Que los mejores tiempos de Contador (33 años) se nos quedan atrás, y Valverde (36) se nos va haciendo mayor. No es sólo cuestión de edad, sino de permanencia en la élite. Los dos comienzan a acusar tantos años de competición. Sobre todo en el caso de Contador. En las quince grandes que ha corrido sólo ha subido al podio para ser primero, lo que indica que gana o revienta. No se reserva nada y eso acaba pasando factura. Pero también ha engrandecido su leyenda.