Vuelta a España

Nairo Quintana es el campeón de la Vuelta a España

Ya nadie le podrá quitar la camiseta roja a Nairo Quintana, el gran campeón de la Vuelta a España. Gracias escarabajos por 21 días inolvidables.

Nairo Quintana es el campeón de la Vuelta a España
JOSE JORDAN AFP

Enterizo rojo, bicicleta roja, casco rojo, medias rojas. Vestido para la ocasión, el campeón saltó a la carretera en la última etapa de la Vuelta a España. Todo era alegría en el Movistar, en la familia Quintana Rojas, en Cómbita, en Colombia. Todo Nairo era felicidad. Los primeros kilómetros fueron un paseo de amigos. Al lado del hombre vestido de rojo estaba Darwin Atapuma, ojalá supiéramos de qué estaban hablando, lo único que sabemos es que se reían y movían las manos. Tal vez contándose qué harían después de llegar a Madrid.

No sabemos Darwin, pero Nairo tiene varios compromisos. El primero, montarse al podio para recibir sus camisetas, la combinada de color blanco que casi siempre usó Chris Froome durante la competencia y claro, la roja que es suya definitivamente. Ya nadie podrá quitársela. También tuvo que ver cómo se izó la bandera de su país y tuvo que cantar su himno. Ahí tuvo compañía, allá en Madrid y aquí en Colombia.

Después será asediado por cientos de periodistas que querrán saber todo. Ruedas de prensa, compromisos comerciales, reuniones con mandatarios, con gente importante, aunque no tanto como él. Porque él es un símbolo, es una referencia, un ejemplo, un orgullo, alguien que se quiere, que se admira. Un hombre que representa a millones de verdad, un hombre que une y no divide, es Nairo Quintana, nuestro escarabajo mayor, el ciclista que sucedió a los héroes de nuestros padres y que nos permite vivir lo que ellos nos contaron y solo nos imaginábamos gracias a Luis Herrera y Fabio Parra.

Hoy ese hombre vestido de rojo, que comparte con camaradería con su amigo Atapuma, rompió todos los récords y logros del ciclismo colombiano. Superó el número de etapas como líder que tenía Lucho Herrera en la Vuelta, el número de grandes ganadas por un colombiano y en triunfos, tanto de carreras como de etapas, ya completa 31 títulos. Esto sin sumar los podios del Tour de Francia, la única grande que le falta por ganar. En el 2013 y 2015 fue segundo y este año obtuvo el tercer lugar en la competencia que se ha convertido en su obsesión y que, seguro, en 2017 volverá a intentar ganar. Entonces se sumará al grupo de los seis del que hacen parte Eddie Merckx, Bernard Hinault, Jaques Anquetil, Felice Gimondi, Alberto Contador y Vincenzo Nibali. Pero no nos adelantemos. Hay una camiseta roja que celebrar.

Volvamos a la última etapa. Mientras Nairo saludaba a sus rivales, le regalaba su caramañola al camarógrafo de la moto de la transmisión oficial y hacía la línea de honor con su equipo para ser homenajeado, en otro punto del pelotón estaba Esteban Chaves que tampoco iba solo, hablaba con su compatriota Jonathan Restrepo. Ojalá supiéramos de qué, aunque pareciera que ‘Pácora’ lo estaba felicitando por su tercer lugar.

Chavito tampoco se pudo ir cuando terminó la etapa, como Nairo, tuvo una cita con el podio y también cantó el himno de su país cuando sonó en La Castellana en el centro de Madrid. Se lo merece, cómo no se lo va a merecer después de la grandiosa Vuelta que hizo y después de esa inolvidable etapa 20 en la que recuperó su tercer lugar, nada menos que ante Alberto Contador.

Chaves sigue de cerca los pasos de Nairo en lo deportivo y en lo humano. Menos mal hay figuras que uno podrá poner de ejemplo ante sus hijos. Así sea en la derrota. Pero hoy es día de victoria y eso lo sabe Esteban, quien iba en el paseo con la satisfacción del deber cumplido y con la convicción de que el Orica BikeExchange se ha convertido en un equipo que todos respetan en el pelotón. Una escuadra que demostró que atacar sí vale la pena y que animó la competencia en los momentos decisivos, arriesgando todo.

Luego, llegó el momento del brindis. Imanol Erviti, Rubén Fernández, Jonathan Castroviejo, José Herrada, Daniel Moreno y Roy Sutherland levantaron sus copas de champaña y brindaron a nombre de dos personas, Nairo Quintana y José Joaquín Rojas que debió estar ahí pero ayer fue uno de los soldados caídos en la batalla. El español sufrió fractura de tibia y peroné y no pudo ser parte de la celebración. Aunque esta vez el Movistar no fue el ganador por equipos de la Vuelta, no hay equipo más triunfador que el que lleva a su capo al primer lugar.

Mientras le equipo español celebraba, en el pelotón estaban dos corredores que le dieron más sentido y altura al triunfo de Nairo y el tercer lugar de Chaves. Sus nombres ya son leyenda en el ciclismo mundial y vencerlos es más que un orgullo. Christopher Froome y Alberto Contador. El primero, una máquina, un monstruo, un animal, un ganador que le dio la pelea a Nairo hasta el último momento. Y el segundo, uno de los mejores que ha dado el ciclismo en toda su historia. Cuando su retiro se haga realidad hará mucha falta en cada competencia que se dispute.

Siguió la fiesta en la carretera porque Nairo planeó una foto histórica. Alentados por el campeón, Esteban Chaves, Darwin Atapuma y Jonathan Restrepo se formaron y con los dedos haciendo el símbolo de victoria posaron para la cámara oficial de la carrera, el camarógrafo les dijo que mejor se abrazaran y sí, se fundieron en un abrazo fraternal que fue el premio por hacer que el ciclismo de Colombia estuviera vigente en cada etapa. En la última, el homenaje de Nairo fue justo pues Colombia lideró 17 de las 21 etapas. En el festejo fue recordado Miguel Ángel López quien dejó la Vuelta por una caída.

Y después, la foto más esperada, la del podio. También provocada por Nairo. Froome y Esteban llegaron al lado del campeón y brindaron. Nairo tuvo una pequeña conversación con Froome en español, después, Esteban se acercó al británico a hablarle en inglés. Todo queda en la carretera, afuera, ellos son los amigos colombianos. ¡Que viva el ciclismo!

Últimos Kilómetros

La etapa, a nivel competitivo, comenzó cuando se dio inicio a las vueltas por el circuito en Madrid, allí hubo una fuga de cuatro corredores, Kennaugh, Bouwman, Jauregui y Chetout quienes le sacaron una ventaja al pelotón de más de un minuto a falta de cinco vueltas. Después, el pelotón acortó la diferencia y los alcanzó.

El honor de ser el vencedor de la última etapa se lo llevó el compañero de Esteban, Magnus Cort Nielsen quien cruzo la meta en primer lugar después de un sprint emocionante en La Castellana.

***

Así terminó la Vuelta a España. La Vuelta de Nairo, de Chaves y de Colombia. Gracias por todo escarabajos.